Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las funerarias piden al Gobierno y a las consejerías de sanidad incorporarlas en los protocolos de actuación

El presidente de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF), Juan Vicente Sánchez-Araña González, ha remitido una carta a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a los consejeros de Sanidad de las comunidades autónomas para pedir que se incorporen a los profesionales del sector en los protocolos de actuación contra el virus del ébola.
Esta petición se basa en que, tal y como ha recordado, los trabajadores de las funerarias son el "último eslabón" de la cadena de atención a un paciente con ébola, por lo que es "necesario" que conozcan los "riesgos" y las medidas de prevención que deben adoptar ante estos casos.
"El protocolo que hay de sanidad a nivel nacional con los servicios funerarios es muy inconcreto porque dice que el contacto con los cadáveres de personas fallecidas por ébola se realizará por personal entrenado, pero no dice qué medidas deben tomar estos facultativos", ha aseverado a Europa Press el gerente de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid, Baltasar Baladrón.
Concretamente, en el protocolo del Ministerio se prohíbe la realización de una autopsia, así como los procedimientos de preparación del cadáver del difunto y se establece que deberá ser trasladado en un féretro sellado y, a ser posible, previamente incluido en una bolsa impermeable, y, finalmente, incinerado.
Por otra parte, en la misiva enviada por el presidente de PANASEF se recuerda que hay comunidades autónomas que todavía se rigen por el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, aprobado mediante Real Decreto en 1974, y que no incluye el virus del ébola como causa de fallecimiento de los cadáveres clasificados en el 'Grupo I' de dicha norma. Por ello, sugiere la actualización de dicho reglamento mediante la inclusión de dicha causa.
En este sentido, Baladrón ha informado de que, aunque su empresa no fue la encargada de atender los cuerpos de los sacerdotes Miguel Pajares y Manuel García Viejo, fallecidos por el ébola, sus empleados ya están recibiendo formación por parte de expertos del SAMUR y cuentan con los materiales necesarios para atender un nuevo caso.