Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto global en sanidad aumentará más del 4% entre 2015 y 2019

El gasto en sanidad experimentará un crecimiento global medio superior al 4 por ciento entre los años 2015 y 2019, según el 'Estudio global del sector sanitario en 2016' de Deloitte, que ha analizado la evolución del sector en 60 países.
Según apuntan, la industria sanitaria se encuentra inmersa en un "conflicto permanente entre dos prioridades enfrentadas entre sí" ya que, por un lado, deben atender la demanda creciente de servicios sanitarios al tiempo que gestionan la presión a la alza en los costes derivados de la prestación de dichos servicios.
Este juego de tendencias ha situado a los costes y a la contención del gasto en el epicentro del ecosistema sanitario, y hace que gobiernos y organizaciones sanitarias se vean "empujadas a desarrollar nuevos y más eficientes sistemas de salud" que aseguren la provisión de servicios en línea a las necesidades de la sociedad.
Desde una perspectiva global, a nivel de crecimiento geográfico, los mercados emergentes (Asia y Oriente Medio, principalmente) experimentarán un crecimiento rápido y superior a las economías desarrolladas, como consecuencia de su tendencia demográfica y de su bajo punto de partida para atender las necesidades sanitarias de su población.
Y desde la perspectiva de modelos sanitarios, la tendencia hacia la atención sanitaria universal probablemente se convierta en el principal motor de crecimiento en numerosos mercados.
En España, el "reto clave" del sector de sanidad será asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario a medio plazo, garantizando la calidad y los servicios asistenciales requeridos por la sociedad, "a través de una configuración que asegure la máxima eficiencia y efectividad, así como la viabilidad de los diferentes agentes que operan en el sector", ha explicado Jorge Bagán, socio responsable de Life Sciences & Healthcare de Deloitte.
En este contexto, y adicionalmente a las iniciativas vinculadas a la mejora de la eficiencia interna del Sistema Nacional de Salud (SNS), el informe apunta a una mayor relevancia del sector privado y de colaboraciones público-privadas; el crecimiento de modelos de financiación vinculados a resultados en salud; la innovación en tratamientos y gestión clínica. "Que mejoren no sólo el nivel de servicio ofrecido sino los costes de los mismos", ha explicado.
2016: UN AÑO CLAVE EN LA EVOLUCIÓN DEL SECTOR
Además, el informe precisa que este año 2016 será "importante" en la evolución del sector sanitario y destaca como principales ejes de cambio una serie de factores que ya están cambiando profundamente los modelos sanitarios a nivel global.
De este modo, apunta que el incremento en la esperanza de vida, el envejecimiento demográfico y los hábitos de vida modernos han potenciado el incremento de enfermedades crónicas, las cuales son responsables de una parte relevante del gasto en servicios sanitarios, lo que permite "balancear" el adecuado servicio al creciente colectivo de crónicos con la optimización de costes vinculada a dichos servicios
También apunta que, en un entorno de incertidumbre económica, los sistemas públicos de Sanidad se encuentran con verdaderas dificultades para destinar los recursos necesarios a la demanda creciente de atención sanitaria, lo que ha generado la necesidad de explorar nuevos modelos sanitarios y de financiación, fomentando la colaboración público - privada con una mayor correlación coste-resultados.
Asimismo, los bajos tipos de interés acompañados de la atomización en ciertos mercados sanitarios, continuarán incentivando las operaciones de M&A en el sector privado a efectos de desarrollar organizaciones con mayor capacidad de servicio y estructuras de coste más competitivas.