Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Juegos felinos' en el salón de casa

Que dos felinos compartan el mismo techo es algo a lo que estamos habituados. pero cuando uno de ellos puede llegar a pesar más de 400 kilos la cosa cambia. Este es el caso de una familia ucraniana que tiene como mascotas a un gato y a un tigre. De momento, quien se convertirá en uno de los depredadores más peligrosos del planeta es apenas un cachorro y, aunque con su tamaño podría causar algún daño a su compañero, solamente tiene ganas de jugar.