Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Compartimos el mismo cuerpo, pero somos dos chicas diferentes"

gemelas unidas, siamesas unidas, bicéfalastelecinco.es

Abby y Brittany Hensel tienen un vínculo especial: de cintura para abajo comparten los mismos órganos, incluidos los del sistema reproductivo, pero tienen dos cabezas independientes. Son un caso raro de gemelos que se da uno entre un millón de millones. Nacidas en 1990 en un pueblo de Minnesota, en EEUU defienden su individualidad, porque como aseguran aunque "compartimos el mismo cuerpo, somos dos chicas diferentes".

Cuando Abby y Brittany nacieron hace 22 años y son un caso de parapagia bicéfala, gemelos que comparten el mismo cuerpo o partes de este.
Los médicos advirtieron a sus padres que probablemente las pequeñas no sobrevivirían 24 horas.
Sin embargo, si lo han hecho y hasta han conseguido llevar una vida normal: Saben conducir y nadar, tocan el piano, han asistido a la escuela y ahora están a punto de convertirse en estrellas de un reality show en EEUU, según publicó el 'Mirror'.
Sus padres, Patty, enfermera, y Mike,  carpintero de profesión las aceptaron como eran y "desde la primera vez que las vimos nos pareció que eran hermosas", aseguran.
Abby y Brittany tienen dos espinas dorsales fusionadas en la pelvis, dos corazones, dos esófagos, dos estómagos, tres riñones, dos vesículas biliares, cuatro pulmones, un hígado, una caja torácica, un sistema circulatorio compartido y comparten parcialmente el sistema nervioso.
Con estas características era imposible separarlas, así que han convivido unidas por sus circunstancias. Cuando tenían 12 años fueron sometidas a una cirugía para corregir la curvatura de la columna vertebral y suprimir un tercer brazo que no se había formado completamente.
Así viven desde hace 22 años y sus miembros se coordinaron con su cerebro y aprendieron a aplaudir, a gatear, a caminar, correr, montar en bici, peinarse y maquillarse.
A los 16 años aprendieron a conducir, con una mano cada una en el volante. Brittany explica: "Abby se encarga de los pedales y la palanca de cambios, yo de las luces intermitentes, pero a ella le gusta conducir más rápido que yo. "
Sin embargo, ellas aclaran que sus personalidades son diferentes, aunque les toca llegar a acuerdos.  "A pesar de que son totalmente diferentes que negociar o nos turnamos".
A la hora de comer con platos separados, una tiene el cuchillo y la otra el tenedor, así que se turnan para poner la comida en la boca de cada una.
Muchos se preguntan cómo es su vida y quizá ahora va a quedar más claro para tantas personas que las ven raras. El programa de televisión puede ofrecer algunas respuestas, dicen.
Abby cuenta que "lo mejor de ser gemelos unidos es que siempre hay alguien con quién hablar."

Brittany asiente con la cabeza. "Y nunca estás solo", dice sonriendo.