Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ginecólogos desaconsejan vuelos largos en los dos últimos meses de embarazo

La ministra de Defensa, Carmen Chacón, embarazada de siete meses y una semana ha viajado a Afganistán para visitar a las tropas españolas. Los ginecólogos desaconsejan realizar vuelos largos durante los dos últimos meses de embarazo por los posibles riesgos que pueden entrañar para la mujer y el feto. Además, la mayoría de las compañías aéreas requieren certificados médicos para admitir pasajeras en estado avanzado de gestación.
El riesgo de trombosis o embolia es el mayor problema que se presenta en un avión a las mujeres con embarazo avanzado, explica el jefe de la Unidad de Obstetricia y Ginecología de la Clínica Ruber Internacional, Juan José Vidal Peláez.
 
Los ginecólogos no se responsabilizan de los riesgos que puedan suceder durante el viaje. No obstante, el riesgo, tanto de trombosis como de parto prematuro, depende del estado de salud y los antecedentes médicos de la embarazada.
 
El doctor Vidal recomienda que durante el vuelo la mujer se levante cada hora para dar un paseo, haga estiramientos y beba líquidos y señala que si se viaja en primera clase los problemas son menores. El jefe de Obstetricia y Ginecología del Hospital Infanta Elena de Valdemoro, Oscar Martínez explica que es importante que el sillón sea reclinable y que haya mucho espacio alrededor, y aconseja ladearse hacia el costado izquierdo porque la arteria aorta admite mejor la presión que la vena cava.
Las compañías aéreas
 
La Organización Internacional de Transporte Aéreo (IATA) recomienda no viajar en el último mes de embarazo así como llevar consigo una carta de su médico que confirme la buena salud y la fecha esperada del parto tras la semana 28.
 
Entre las compañías españolas, Iberia sólo pide un certificado médico si el embarazo es de riesgo; Spanair lo exige si se piensa volar entre cuatro y dos semanas antes de la fecha estimada del parto, y Air Europa, cuando se superan las 32 semanas de gestación, si el tiempo de embarazo es incierto o si existen complicaciones.
 
British Airways restringe el viaje a futuras madres a partir de la semana 36 de gestación en general o de la 32 si el embarazo es múltiple; Air France requiere el certificado de su propio servicio médico para viajar si hay riesgo o durante el último mes de embarazo, y American Airlines exige consentimiento médico durante ese período.
 
VMB