Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

36 años de cárcel por matar a hachazos a su mujer y al presunto amante en Alcarràs (Lérida)

La Audiencia de Lleida ha condenado a 36 años de cárcel al hombre marroquí que en abril del año pasado en Alcarràs mató a hachazos a su esposa, con la que tenía dos hijas, y a un hombre del que sospechaba que era su amante.
En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la audiencia condena al acusado Hamid E.R. a la pena de prisión de 17 años por la muerte del hombre y a 19 años más por la muerte de su esposa.
Además, condena al acusado a pagar 116.000 euros a la viuda del fallecido, 48.000 euros al hijo menor de ambos y la misma cantidad a otra hija del fallecido, además de otros 48.000 euros a cada una de las hijas de mujer, que también lo son suyas, y 10.000 euros a cada uno de los progenitores de ella.
La Audiencia ha dictado sentencia tras el fallo de culpabilidad del Jurado en el juicio de mediados de septiembre en el que el acusado reconoció los hechos: "Sí que hice eso, pero no sé por qué", declaró el hombre en el juicio en el que fue asistido por una traductora.
En su declaración, explicó que llevaba seis años sufriendo por la presunta relación entre su mujer y el hombre.
La sentencia considera probado que el acusado compró un hacha en abril de 2013 en un establecimiento de la localidad de Alcarrás y la llevó a afilar a una ferretería de esa misma localidad.
Señala también la sentencia que el 30 de abril de 2013, sobre las dos de la tarde, el acusado se dirigió al bar Casanovas y esperó la llegada del hombre del que suponía que mantenía una relación con su mujer, y cuando le vio llegar fue a coger el hacha de su coche entró en el bar y le propinó varios golpes mientras su víctima estaba de sentado de espaldas.
Según reza la sentencia, el acusado se dirigió, "hacha en mano y con la intención de acabar con la vida de su esposa, al domicilio familiar", y le propinó varios golpes con el hacha en la zona craneal, causándole la muerte.