Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hemos hecho nada más que darle voz a Eluana", afirma su padre

Aunque el debate del caso comenzó en 1997, cuando el padre de Eluana inició la batalla judicial para desconectarla, la polémica saltó al mundo después de que, tras 12 años, la justicia diera curso a los deseos de la familia de la mujer que tiene 38 años y que ha pasado los 17 últimos conectada e hidratada artificialmente.
Este viernes comenzó el cese de alimentación e hidratación de Eluana, a la que se le suministran sedativos y antiepilépticos. En su casa de Udine, en Italia el padre de la joven sigue con rabia y angustia el debate. Recuerda que unas semanas antes de sufrir el accidente, su hija, asombrada por una historia similar de un amigo que quedó en coma profundo, les dijo qué debían hacer con ella si le pasaba algo parecido: "No a mí, recuérdenlo".
"Le provocaban horror estos casos al punto de decir que ella no lo aceptaría jamás", asegura Beppino Englaro a quién las opiniones de los conservadores y las últimas declaraciones de Silvio Berlusconi lo habían hecho desistir de esta entrevista con el diario La Nación.
Al ser consultado por lo que significa tener a un ser querido en esas condiciones durante 17 años, respondió con otra pregunta: "¿Qué significa tener a una persona querida en estas condiciones durante 17 años después de que ella dijera tantas veces no querer permanecer en ese estado?".
Englaro insistió en que la decisión que tomó la determinó su hija quién le había pedido a su esposa y a él ser protegida en el caso de que le sucediera algo análogo a lo que luego realmente sucedió. "Conocía lo que puede suceder después de un accidente de tránsito: había visto a algunos amigos que habían sido sometidos a protocolos de reanimación de urgencia para sobrevivir en condiciones de total privación, enchufados a máquinas sin las cuales no podrían sobrevivir", añadió.
"Hemos pedido siempre sólo el respeto por la voluntad de Eluana y su manera de ser. No hemos hecho nada más que darle voz", reiteró. Respecto de la Iglesia Católica Romana sostuvo que no debería pretender imponer sus creencias y sus valores que derivan de la fe a toda la comunidad, que esta compuesta por creyentes de diferentes religiones y por no creyentes.
Frente a la posibilidad de que se legisle debido a esta situación, Englaro anticipa que Eluana ha suscitado ciertamente un problema con el que la futura ley sobre el testamento biológico deberá confrontarse. "Nosotros esperamos que se le deje al individuo, que ha quedado incapaz, la posibilidad de rechazar o suspender cualquier terapia, derecho ya garantizado a la persona capaz de entender y de querer. De lo contrario, se configura una forma inconstitucional de discriminación entre pacientes capaces y pacientes incapaces", sentenció.
El Papa pide oraciones por los enfermos que no pueden valerse por sí mismos
Aunque sin nombrar a Eluana, el Papa ha aludido a la polémica que agita a Italia. Benedicto XVI ha pedido oraciones por todos los enfermos, y especialmente por aquellos más graves que no pueden valerse por sí mismos y dependen totalmente de los cuidados de los demás, durante la ceremonia del rezo del Angelus en la plaza de San Pedro en el Vaticano. "Espero que puedan cada uno de ellos (los enfermos) experimentar en la diligencia de quienes les están cerca la potencia del amor de Dios y la riqueza de la gracia que salva", ha añadido.
Clínica irregular
EB/KOD
El ministerio de Sanidad italiano, Maurizio Sacconi, considera "irregular" la hospitalización de Eluana Englaro en la clínica "Quiete" de Udine, en el noreste, donde se le ha retirado la alimentación artificial para ayudarla a morir.
 
Sacconi ha explicado que la sentencia del Tribunal de apelación que autorizaba ayudar a morir a Englaro especificaba que se tendría que llevar a cabo en un centro médico especial para enfermos terminales.  La clínica "Quiete" es un centro de reposo para ancianos, ha destacado Sacconi.
Algunos inspectores del Ministerio de Sanidad han visitado la clínica para aclarar la "idoneidad" del centro para acoger a la mujer. También los Carabineros ha hecho una inspección en la que han detectado "anomalías administrativas".

Mientras el Senado examinará el lunes el proyecto de ley que ha presentado el Gobierno de Silvio Berlusconi -que específicamente prohíbe la suspensión de la hidratación y la alimentación a cualquier tipo de paciente- con el objetivo de detener la muerte de Eluana.

Ley urgente

Berlusconi espera que la medida sea convertida en ley en el tiempo récord de dos o tres días para que no sea demasiado tarde.