Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Este año hidrológico (1 de octubre de 2013 a 30 de septiembre de 2014) acumula un 1,8% más de lluvias de lo normal

El balance hídrico del año hidrológico (1 de octubre de 2013-30 de septiembre de 2014) acumula un superávit de precipitaciones del 1,8 por ciento, ya que hasta el 22 de abril ha llovido en España una media de 447,4 litros por metro cuadrado, mientras que la precipitación media normal para el mismo periodo asciende a 439,4 litros por metro cuadrado, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
Además, la AEMET señala que en los últimos doce meses, del 23 de abril de 2013 al 22 de abril de 2014 ha llovido una media de 640 litros por metro cuadrado en España. Sin embargo, la precipitación media nacional para ese mismo periodo es de 648,6 litros por metro cuadrado.
Por zonas geográficas, el mapa de precipitaciones apunta que el mayor déficit se acumula en el tercio este y sureste peninsular, donde ha llovido entre el 25 y el 50 por ciento de lo que es habitual para este periodo, al igual que en las islas más orientales de Canarias.
Por su parte, en la franja que va desde la mitad oeste de Cataluña, mitad este de Aragón, centro y oeste de Castilla-La Mancha y norte de Andalucía así como en parte de Ávila y sur de la Comunidad de Madrid, ha llovido en torno a un 25 por ciento menos de lo normal.
Mientras, en gran parte de la mitad noroccidental ha llovido un 25 por ciento más de lo normal. Este área incluye a gran parte de Extremadura, de Castilla y León, La Rioja, Navarra, oeste de Aragón, Asturias, Cantabria y País Vasco.
El superávit alcanza el 50 por ciento en gran parte de Galicia, oeste de Castilla y León, parte de Navarra y Huesca. Por su parte, en Tenerife y La Gomera las precipitaciones duplican, y en algunos puntos incluso triplican, a los valores normales.