Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Mi hija chilla todo el día y se pega"

Ainhoa Alonso García padece una enfermedad neurológoca para la que ni siquiera hay nombre. Video: Informativos Telecincotelecinco.es
El cerebro de Ainhoa falla. A veces se olvida de gatear, otras se pasa meses sin comer...explica Laura. "Mi hija chilla todo el día y se pega"..."lo único que quiero es que me digan que tiene y un tratamiento", sentencia una madre desesperada que, como su pequeña, lleva mes y medio casi sin dormir. Un drama para un matrimonio de Tarrasa (Barcelona) que también debe atender a su hijo Aaron de cinco años.
En España , los médicos no saben dar respuesta a la enfermedad de Ainhoa y les piden a los padres que esperen. Solo les mandan tratamientos infantiles contra la epilepsia, que no son los adecuados para ella, comenta Laura. Aunque está muy agradecida a los doctores que han tratado a su hija en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, donde ha estado ingresada varias veces durante largas temporadas, lamenta verse en esta situación sin saber cómo ayudar a su hija.
Pero Ainhoa no tiene tiempo. El cerebro sólo se puede reparar hasta los seis años de edad. De ahí la urgencia de estos padres para llevarla a Pisa. A sus 17 meses, la niña está viviendo "un periodo muy agresivo", asegura una madre que se ha visto obligada a grabar a su bebé mientras se autolesionaba para que los médicos la creyeran.
Laura y su marido, Miguel, han repartido 200 huchas por toda Tarrasa (Barcelona) para recaudar dinero para pagar el tratamiento que su hija Ainhoa recibirá en Italia. A Pisa viajará Laura este verano para aprender, en una intensa semana de 12 horas diarias de trabajo, la rehabilitación adecuada que debe darle a su hija. Después, a finales de año, los médicos estadounidenses -contratados por Laura y Miguel- verán a la pequeña. 
El coste del tratamiento está por determinar. Los médicos deben ver primero a Ainhoa para cuantificarlo, aunque una semana de terapia cuesta unos 3.000 euros. La situación económica de este matrimonio es complicada. Laura, con 30 años, no trabaja porque su hija necesita toda su atención y la empresa de Miguel acaba de cerrar. 
Apoyo en Internet
La Red también está siendo un apoyo fundamental para estos padres. En su perfil de Facebook, la pequeña Ainhoa ya tiene más de 2.000 miembros.
De momento, Laura y Miguel han recaudado 6.000 euros gracias a las solidaridad de sus vecinos de Tarrasa. Además, han abierto una cuenta a nombre de su niña (2074-0034-5-6-32 70100750)
EBP