Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nacer sin pies y ser normal

Gabriel Ferreira Muñiz tiene diez años y vive en Sao Paulo, Brasil. Corre, monta en bici y hasta juega fútbol. Esto es lo que habitualmente hacen los niños normales y es que este chiquillo brasileño también lo es, aunque haya nacido sin pies.

Su madre cuenta que Gabriel comenzó a caminar y en casa temían que se cayera o que le fuera imposible andar, pero él consiguió hacerlo, a pesar de que le faltaban los pies.
A su alrededor casi nadie lo nota, porque el pequeño hace lo que cualquier niño de su edad.  Juega al fútbol y su mejor amigo asegura que Gabriel hace unos pases estupendos.
Su profesor de gimnasia asegura que "La discapacidad sólo existe en nuestra cabeza y que él lo está demostrando a todo el mundo".
Su historia y habilidades han impresionado a los directivos del Futbol club Barcelona, que le han invitado a conocer a su ídolo,  Messi,  el próximo mes.
Gabriel recita la plantilla del Barca y espera ansioso su viaje y conseguir el autógrafo de Messi, para ponerlo junto a sus medallas.