Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre que tuvo siete niños con una de sus hijas es imputable, según los peritos judiciales

"Que me perdonen (...). Me arrepiento, no quiero vivir más", dijo días atrás Lucero, que tuvo al menos 21 hijos con tres mujeres diferentes. EFE/Archivotelecinco.es
Las pericias psiquiátricas efectuadas al argentino Armando Lucero, acusado de abusar sexualmente de una de sus hijas durante dos décadas y de engendrar siete vástagos con ella, indican que es penalmente "imputable", informaron hoy fuentes judiciales.
El estudio fue remitido por el Cuerpo Médico Forense al fiscal que investiga el caso, Marcelo Gutiérrez del Barrio, quien se limitó a informar sobre el resultado sin dar otros detalles del documento.
La semana pasada, la Justicia de la provincia argentina de Mendoza (oeste) difundió los resultados de análisis de ADN que demostraron que Lucero es el padre de siete vástagos engendrados con una de sus hijas, la primera prueba del presunto abuso sexual, entre otros cargos por los que el hombre, de 67 años, permanece detenido desde hace un mes.
A esas pruebas se suman ahora las pericias psiquiátricas efectuadas al imputado, que son fundamentales para definir su situación procesal, indicaron las fuentes.
Lucero permanece aislado en una celda de la penitenciaría de la ciudad de Mendoza, a unos mil kilómetros de Buenos Aires, tras ser procesado por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.
El llamado "monstruo de Mendoza" fue apresado en la capital de la provincia homónima a raíz de la denuncia de su hija Paola, de 35 años, quien aseguró que era sometida a abusos desde los 15 años bajo amenazas de muerte y que tuvo siete hijos incestuosos de edades que van de los dos a los 19 años.
Fabián Fathallah, uno de los abogados del detenido, ha dicho recientemente que "no hay delito penal" en el caso, aunque no desmintió los hechos denunciados contra Lucero, al que definió como "un pecador, pero no un delincuente".
Pablo Cazabán, otro de los defensores, indicó a su vez que "Lucero niega haber tenido relaciones con su hija por la fuerza" y aseguró que "ella, además, se movía con libertad, estudiaba, salía" de la vivienda familiar.
Sin embargo, la mujer de 35 años afirmó a la Justicia que su papá les daba dinero a sus hermanos para que fueran a comprar caramelos y que en ese momento aprovechaba para violarla, según fuentes vinculadas al caso.
En tanto, otra de las hijas del "monstruo de Mendoza" denunció que su padre la violó cuando tenía ocho años y que la manoseó "durante mucho tiempo".
"Que me perdonen (...). Me arrepiento, no quiero vivir más", dijo días atrás Lucero, que tuvo al menos 21 hijos con tres mujeres diferentes.