Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre trasplantado de cara evoluciona satisfactoriamente

El director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados, Tomás Gómez Cía, ha informado de que los cuidados que está recibiendo el paciente permiten ser "optimistas" para su recuperación. Aunque ha alertado de que se puede dar alguna complicación "lógica" debido a la complejidad de la intervención.
El coordinador de la operación, que ha insistido en la necesidad de preservar la intimidad del paciente, ha destacado que despertó de la anestesia "con buen ánimo" e incluso bromeó con la derrota del Sevilla en la Copa del Rey porque él es bético.
El primer trasplante de cara de Andalucía y segundo de España finalizó a las 4.00 horas de la madrugada del pasado miércoles en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, tras casi treinta horas de trabajo de un equipo médico integrado por unos 25 especialistas.
La operación ha consistido en la extracción e implante de tejido compuesto en territorio facial y la correspondiente reconstrucción de nervios, músculos y glándulas de la zona facial.
Equipo de trabajo
Gómez Cía ha explicado que el equipo de trabajo para la intervención se conformó en octubre de 2008 y han sido necesarios 15 meses para preparar los protocolos de actuación, planificar virtualmente la cirugía, preparar al paciente y entrenar al grupo, hasta lograr llevar a cabo la operación.
La donación fue posible el pasado martes, cuando se llevaron a cabo las pruebas virtuales de coincidencias de estructuras faciales de donante y receptor, por lo que se inició la extirpación de dos tercios de la parte inferior de la cara, junto con los correspondientes vasos sanguíneos, nervios y músculos del donante.
Paralelamente, el paciente fue sometido a una intervención oftalmológica para ser tratado de la enfermedad que padecía en el rostro y que le había provocado la parálisis de un lateral de la cara.
Los cirujanos llevaron a cabo una "novedosa y pionera" técnica que consiste en unir el tejido extirpado a la misma arteria femoral del donante para mantener el riego sanguíneo de dicho tejido. Gómez Cía ha detallado que esta técnica ha permitido "preservar y garantizar" el riego sanguíneo del tejido y comprobar al instante que "no existía rechazo hiperagudo que pudiera producirse en el momento del implante en el rostro del receptor".
Posteriormente, el equipo procedió a la implantación de los tejidos compuestos donados que coincidían exactamente con la estructura facial del receptor gracias a la herramienta virtual utilizada y que ha permitido ajustar el éxito de la intervención.