Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hijo del homicida del Museo del Holocausto condena el acto violento de su padre

Detalle de varias flores en recuerdo del guarda de seguridad Stephen Johns, a las afueras del Museo del Holocausto en Washington, EEUU. EFEtelecinco.es
El hijo de James von Brunn, el anciano acusado de asesinar a un vigilante del Museo del Holocausto en Washington, dijo hoy que lo sucedido es "imperdonable" y afirmó que el odio racial de su padre fue una plaga que arruinó a su familia.
Erik von Brunn, de 32 años, expresó sus condolencias a la familia del guardia de seguridad afroamericano Stephen Johns en una entrevista telefónica que publica el diario The Washington Post en su edición digital.
James Von Brunn fue acusado formalmente el jueves de homicidio por el FBI y la policía local y se enfrenta a la pena capital.
Las autoridades consideran además la posibilidad de presentar cargos por crimen racial y en contra de los derechos civiles, según dijo en una conferencia de prensa el jueves el director asociado de la unidad de Washington del FBI, Joseph Persichini.
El miércoles, Von Brunn, de 88 años, entró en el museo armado con un rifle y abrió fuego contra Johns, de 39 años, quien falleció tres horas más tarde.
Inmediatamente después, varios guardias de seguridad abrieron fuego contra el anciano, que quedó gravemente herido y continúa ingresado en un hospital de Washington.
Veterano de la Segunda Guerra Mundial, Von Brunn niega la existencia del Holocausto y es enemigo declarado de negros y judíos.
Su hijo dijo al Post que no conoció a su padre hasta los 11 años, cuando su progenitor salió de la cárcel tras cumplir seis años y medio de condena por intentar secuestrar a miembros de la Reserva Federal de Estados Unidos en 1981.
"En aquel momento ya tenía esas creencias", dijo Erik von Brunn, quien afirmó que el odio racial formó siempre parte de su vida.
Erik von Brunn dijo que los acontecimientos del miércoles lo dejaron impactado y aseguró que nunca pensó que su padre pudiese hacer algo así.