Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acusados de homicidio por la muerte de su bebé de tres meses, que pesaba 4 kilos

Acusados de homicidio involuntario por la muerte de su bebé de tres meses, que pesaba 4 kilosDailymail

Cody James Shields, de 23 años, y Brittany Shane Daniels, de 22, ambos de Bellingham, en el estado estadounidense de Washington, fueron arrestados por la muerte de su hijo de tres meses en diciembre causada por “un prolongado periodo de desatención parental”.

El bebé de tres meses, Lucian Mykael Shields, murió con un peso de 4 kilos, sólo un kilo más de su peso al nacer, informa el Dailymail.co.uk.
Según la policía, “las circunstancias de la muerte de Lucian empezaron mucho antes del día en que murió”. Y añaden que "las evidencias indican que no había comido casi nada en los días previos a su fallecimiento".
La autopsia reveló que casi no había grasa en su cuerpo y que su estómago e intestinos estaban vacíos, señala la policía. Malnutrición, deshidratación y negligencia en el cuidado ordinario de un menor contribuyeron a la muerte, lo que es considerado un homicidio, explica el forense del condado.
Los detalles de la fatídica noche de la muerte del bebé, el 8 de diciembre, se conocieron en el juicio. La Fiscalía señaló que Shields se pasó toda la noche jugando a vídeo juegos en el salón. El padre dijo a la policía que había dado de comer tres veces al bebé durante la noche y que se lo había comido todo. La madre explicó que estaba trabajando cuando su pareja le escribió un mensaje contándole lo que había pasado. En el juicio se pudieron ver los mensajes de texto entre ambos, que revelaban que la pareja se quejaba del llanto incesante del bebé.
El juez decretó una fianza de 10.000 dólares (unos 8.900 euros) mientras se investiga el homicidio involuntario en segundo grado y ha ordenado que no tengan contacto entre ellos. La pareja nunca había sido investigada por el servicio de atención a menores antes de la muerte del pequeño.