Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un policía, un hostelero y un ciclista que cerraba el pelotón testifican en la causa por el atropello en A Guarda

Un policía, un hostelero y un ciclista que cerraba el pelotón testifican en la causa por el atropello en A Guarda
Tres personas declaran este jueves como testigos en la causa que sigue el Juzgado de Instrucción número tres de Tui (Pontevedra) a raíz del atropello a un pelotón de ciclistas ocurrido en A Guarda el pasado 12 de marzo, accidente que se saldó con un muerto y 7 heridos.
En concreto, las personas llamadas a declarar son el ciclista que cerraba el pelotón, que resultó ileso; además de un policía local y el propietario de un restaurante, que fueron de los primeros en hablar con el octogenario que conducía el turismo que arrolló a los ciclistas poco después de que sucediese el siniestro.
El ciclista, Pablo C., que estaba citado a declarar por exhorto en los juzgados de Vigo, ha llegado a la sede judicial sobre las 11,15 horas de este jueves, y ha permanecido en su interior aproximadamente una hora.
A su salida, el hombre se ha mostrado claramente afectado y se ha limitado a indicar a los medios que ha contado en el juzgado "lo que pasó allí y nada más". "No quiero hablar más de esto; no voy a repetir más, que me acuerdo todos los días de ellos y quiero pasar esto ya", ha incidido.
En la misma línea, ha añadido que lo que quiere es "pasar ya página y que la gente se ponga bien y se recupere, y nada más", una reflexión ante la que ha señalado que los compañeros que resultaron heridos "van saliendo adelante". "Eso es lo más importante", ha rematado.
POLICÍA LOCAL Y HOSTELERO
Tal y como ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), este jueves también han sido llamados a declarar en el Juzgado de Instrucción número 3 de Tui el propietario de un restaurante, al que acudió el hombre tras el suceso para pedir ayuda, y el policía local que recibió la alerta.
Según recoge el atestado de Tráfico, el propietario del restaurante afirmó ante la Guardia Civil que lo primero que le dijo el octogenario es que "necesitaba un número de teléfono al que poder llamar porque había atropellado a unos dos o tres ciclistas", pero "estaba tan nervioso que casi no podía utilizar el teléfono", por lo que él mismo llamó a la Policía Local.
Por su parte, el Policía Local de A Guarda declaró que el propietario del restaurante le indicó por teléfono que un señor de avanzada edad había tenido un accidente de tráfico y había atropellado a dos ciclistas cuando, mientras adelantaba, "se le metieron delante". Además, dijo que aunque "quería haber llamado, no sabía el número de la Policía Local", y por eso siguió hasta el restaurante.
ATESTADO
El TSXG ha explicado que la jueza ha acordado "varias declaraciones de testigos, muchas de ellas por exhorto", en relación a este caso después de que se le haya remitido el atestado de la Guardia Civil de Tráfico de O Porriño (Pontevedra).
Este informe técnico, al que ha tenido acceso Europa Press, apunta como causa principal o eficiente del atropello a una "posible distracción o desatención momentánea" por parte del conductor del turismo, de 87 años. Además, mantiene que el conductor "no adecúa la velocidad" y "estima que el turismo circulaba a una velocidad superior" a la máxima a la que tiene restringido el carné (70km/h).
El documento concluye que el octogenario "no se percata de la presencia" del grupo de 14 ciclistas que transitaba en columna de a dos --salvo los dos últimos, que iban en fila de a uno-- y, "aunque logra rebasar en su marcha a los dos últimos por escaso margen, arrolla de forma sorpresiva y sucesivamente, con gran violencia, a varios de ellos".
A ello, agrega que "a pesar de la violencia del impacto, en lugar de realizar una maniobra evasiva de frenado o cambio de dirección, continúa trayectoria recta" y prosigue su camino sin detenerse "hasta más de 200 metros después". A continuación, señala que paró "unos instantes" y reinició la marcha hacia un restaurante ubicado a más de un kilómetro de distancia.