Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez imputa a los padres de tres menores por intercambiárselas para abusar de ellas

Los dos padres imputados compartían la misma casa del barrio sevillano de Los Pajaritos en Sevilla. Para no abusar de sus hijas se las intercambiaban. Los abusos eran cometidos con el consentimiento de las madres de las menores. Estas fueron también agredidas sexualmente por personas de fuera de la familia. 
Los hechos saltaron a la luz en 2008. Fue una maestra la que detectó un indicio de maltrato y dio la voz de alarma. Los relatos de las pequeñas fueron estremecedores: estaban sometidas a abusos por parte de cuatro varones adultos, entre ellos sus propios familiares, muchas veces delante del resto de los niños de la casa (en la vivienda vivían ocho niños).  La Junta actuó de inmediato y asumió la custodia de las menores prohibiendo a sus padres acercarse a ellas. Los dos padres acusados, cuñados entre sí, fueron ingresados en prisión de forma preventiva durante ocho meses.
Un psicólogo las ha interrogado
En el tiempo que ha pasado desde que se cometieron los hechos los psicólogos han intentado esclarecer quiénes fueron los autores de los abusos pero tratándose de menores, y con la influencia que en ellos ejercen sus familias, era difícil determinar si hay indicios de abuso por parte de sus familiares o si se trató sólo de personas de fuera del entorno familiar.  Ayer, durante su declaración, una de las menores confesó que una tía la había obligado a redactar una carta en la que exculpaba a los miembros de su familia e implicaba a dos amigos. En su descripción de la vida en su casa de Sevilla aparecían también episodios de prostitución, drogas y abusos por parte de sus hermanos.   LA