Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incendio en el sur de Francia ya ha arrasado más de 7.000 hectáreas

Con la maleta llegan a la playa huyendo de los incendios que azotan el sureste francés. Y todo porque probablemente su hotel esté hecho cenizas. Los turistas, ya acostumbrados graban los aviones sobrevolando la playa. Una escena que no imaginaban en sus vacaciones. Un infierno de llamas que ha obligado a evacuar a más de 12.000 personas

Una de las afectadas relata cómo su marido la despertó a medianoche. Ella recuerda como su marido la despertó a medianoche: "Rápido, rápido, rápido, tenemos que irnos, hay un fuego, tenemos que irnos”. Venían a desconectar y ahora se ven recibiendo atención psicológica. Con la preocupación de mantener al corriente a sus familiares en esta situación extrema, porque las llamas amenazan sin tregua el litoral mediterráneo. Otro testigo directo, un hombre que estaba en uno de los campamentos que han sido desalojados, ha explicado que "nos evacuaron del campamento. Cogimos nuestras pertenencias personales, todo lo que pudimos y nos fuimos". 

En total han sido 2.000 admirables bomberos los que luchan desde el lunes contra la violencia del fuego. Fatigados, denuncian falta de medios para sofocar unas llamas que devoran a una velocidad atroz sus bosques. 7.000 hectáreas van ya. Las altas temperaturas contribuyen aún más a este desastre.