Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro bomberos muertos el incendio en Horta de Sant Joan (Tarragona)

Cuatro bomberos de la Generalitat catalana han muerto y otros dos están heridos muy graves durante la extinción del incendio que comenzó el lunes por la noche en una zona montañosa de Horta de Sant Joan (Tarragona). Los dos bomberos que han ingresado en la unidad de quemados del hospital de Valle Hebrón de Barcelona, están muy graves y presentan quemaduras de segundo y tercer grado en el 75 y el 50 por ciento de su cuerpo, según han informado los Bomberos de la Generalitat tras consultar con el centro hospitalario.

De los seis bomberos afectados por el siniestro, uno pertenecía al parque de bomberos de Vic (Barcelona) y cinco al Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales de Lleida (GRAF).
Según el secretario general del departamento de Interior, Joan Boada, los bomberos fallecidos y los que han resultado heridos de gravedad "estaban en primera línea intentando evitar que el fuego llegara a zonas habitadas".
 La mayoría de las familias de los bomberos heridos o fallecidos ya han recibido la noticia y tienen a su disposición un equipo de psicólogos, según el delegado de la Generalitat en Lleida, Miquel Pueyo.
El presidente de la Generalitat, José Montilla, y el conseller de Interior, Joan Saura, se desplazaron a la zona para supervisar las tareas de extinción, que se pueden ver facilitadas por la lluvia que está empezando a caer. Montilla ha afirmado que los cuatro bomberos fallecidos eran "especialistas que conocían su trabajo" y "estaban muy bien preparados".
La ministras de Defensa y de Medio Ambiente, Carme Chacón y Elena Espinosa, se desplazaron hacia Tarragona para trasladar a las autoridades catalanas el pésame del Ejecutivo.
Sorprendidos por el viento
Los bomberos fallecidos se habrían visto sorprendidos por un brusco cambio en la dirección del viento registrado y habrían quedado atrapados debido al rápido avance de las llamas.
"Los efectivos estaban trabajando en una zona de vientos variables y ha habido un cambio de viento inesperado que ha rodeado a seis bomberos, de los cuales cuatro han muerto y dos han resultado heridos y han sido trasladados al Hospital de Valle Hebrón", según ha explicado el Joan Boada.
Los cuatro bomberos fallecidos pertenecían al Grupo de Apoyo de Actuaciones Forestales (GRAF), un grupo de bomberos profesionales especializados en incendios forestales, según ha informado a Efe el portavoz de la Asociación de Defensa Forestal de Cataluña, Carles Tost.
El fuego está situado entre las carreteras T-330 -que ya ha sido cortada al ser atravesada por las llamas sobre las 16.30 horas- y la T-334, al sur del municipio, en la zona de Les Capades, y las llamas se han ido acercando al municipio.
Setenta dotaciones trabajan en su extinción
El Centro de Coordinación Operativa de Catalunya (Cecat) mantiene activada la alerta del plan de incendios forestales (Infocat) desde las 23.23 horas de este pasado lunes.
Día de duelo

Los medios aéreos han abandonado las labores de rescate a última hora de la tarde por falta de visibilidad, pero siguen en la zona 70 dotaciones de los bomberos que permanecerán toda la noche intentando controlar el incendio, hasta que a las 7.30 horas de mañana se incorporen de nuevo a las tareas de extinción.

Un total de setenta dotaciones de los bomberos están trabajando en estos momentos en la zona siniestrada, junto a seis helicópteros bombarderos, cuatro avionetas, un hidroavión y un helicóptero de mando.

Medio centenar de efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) pertenecientes a los Batallones de Intervención en Emergencias III y IV con sede en Bétera (Valencia) y Zaragoza se han sumado a las labores de extinción del incendio.

Según datos provisionales del cuerpo de Agentes Rurales, el fuego ha afectado hasta ahora a una superficie de 800 hectáreas de vegetación forestal, de las que 400 pertenecen al Parque Natural de Els Ports.