Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El incendio de Horta, controlado

Los Bomberos de la Generalitat han dado por controlado sobre las 11 horas el incendio que desde el lunes quema en el parque natural de Els Ports, en Horta de Sant Joan, y que ha afectado unas 1.140 hectáreas de vegetación, según afirmó hoy en rueda de prensa el secretario general de Interior de la Generalitat, Joan Boada. El conseller de Medio Ambiente de la Generalitat, Francesc Baltasar, ha confirmado que un relámpago fue la causa del incendio.

El relámpago cayó el día 14 de julio cuando hubo una tormenta eléctrica seca, que no causó el incendio al momento, sino que formó unas pequeñas brasas en la vegetación que al encontrar las condiciones propicias de viento y humedad relativo hicieron que brotara el fuego.
Una setentena de dotaciones terrestres y siete medios aéreos (un helicóptero de mando, cuatro helicópteros bombarderos y dos aviones de vigilancia y ataque) trabajan para remojar la zona.
Boada recordó que el de Horta de Sant Joan ha sido uno de los incendios más difíciles en los que han tenido que trabajar los Bomberos, tanto por las condiciones meteorológicas (altas temperaturas, baja humedad y fuerte viento), la orografía de la zona y la muerte de cuatro bomberos y heridas graves a dos más, lo que ha afectado psicológicamente al resto.
De las hectáreas quemadas en Horta de Sant Joan, la mitad corresponden al parque natural, y principalmente es pino blanco, una especie que se regenera más fácilmente que otras, incluso de forma natural.
Boada también ha advertido de que la ola de calor ha sumido a toda Cataluña en situación de riesgo de incendio, por lo que ha pedido a los ciudadanos que extremen la precaución, tanto en su actividad profesional como de ocio, ya que uno de los peores enemigos de los bomberos es la simultaneidad de incendios, que obliga a repartir los efectivos.
El primero de los funerales ha sido el de David Duaigües, de 29 años en Almatret (Lleida). Poco después, a las doce de la mañana han incinerado  en Reus a Jaume Arpa, de 44 años de edad.  Por la tarde se ha oficiado el entierro de Jordi Moré, de 41 años, en la iglesia de la Pobla de Segur. Para el viernes por la mañana está previsto el funeral de Ramón Espinet, vecino de Mollerussa (Lleida), en el municipio de Palau d'Aglesola
El juzgado de primera instancia e instrucción de Gandesa (Tarragona) ha abierto diligencias previas para investigar las circunstancias en las que murieron.  Para ello, la juez está a la espera de los resultados de la autopsia que en las próximas horas se practicará a los cadáveres de los cuatro bomberos.

 
Fallece uno de los bomberos ingresados
Entierro de los bomberos fallecidos
El incendio se inició el pasado lunes y causó la muerte a cuatro bomberos y quemaduras graves a otros dos. Los cuatro fallecidos están siendo enterrados en sus lugares de origen arropados por un gran número de vecinos.

Uno de los dos bomberos que permanecía ingresado ha fallecido después de cuatro días en estado crítico en la Unidad de Quemados del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. El otro bombero ingresado permanece ingresado en el mismo hospital con pronóstico grave y quemaduras en el 75% de su cuerpo.