Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un incendio en un almacén de Guixar obliga a 3 personas a pasar la noche fuera de sus casas

El incendio registrado hoy en un almacén de lino y algodón en la segunda Travesía de Guixar, en el barrio de Teis, obligará a tres personas pasen la noche fuera de sus casas, informó hoy el alcalde de Vigo, Abel Caballero.
Explicó que el Ayuntamiento de Vigo les proporcionará alojamiento a esas tres personas, cuyas viviendas han sido las más afectadas por el fuego originado en un galpón, del que investigan si contaba con licencia en vigor.
Caballero, junto al concejal de Tráfico y Seguridad, Xulio Calviño, reconocieron, en declaraciones a los periodistas, que las bocas de riego no tenían suficiente presión para sofocar el incendio que, desde las 11:00 horas de hoy afectó a varias viviendas de Teis.
Los vecinos desalojados de sus inmuebles por la cercanía del fuego criticaron que esa bocas de riego estaban tapadas por el asfalto desde hacía tiempo y que, pese a una denuncia ante la Gerencia de Urbanismo del pasado 10 de febrero, los bomberos no pudieron hacer usos de ellas.
"Por alguna razón, toda la zona del barrio de Teis tiene problemas de presión", comentó el alcalde, quien señaló que tratará de remediar ese asunto.
El fuego, que comenzó en un almacén de algodón y lino, se propagó a una nave interconectada con él y durante el incendio estalló una bombona de gas butano que se encontraba en el interior del almacén.
El regidor aseguró que el incendio está "totalmente controlado" y declaró que un retén de bomberos hará guardia la próxima noche para supervisar que no haya un rebrote.
En las labores de extinción participaron siete camiones y equipos de bomberos, así como agentes de la Policía Local y médicos que, finalmente, no necesitaron intervenir.
El mayor peligro fue la proximidad de un depósito de 800 litros de gasóleo para una caldera de calefacción, por lo que fue necesario desalojar a los vecinos de cinco viviendas
La gran humareda del incendio se distinguió desde distintos puntos de la ciudad viguesa, así como el fuerte olor a quemado.
A consecuencia del incendio hubo alguna retención en el túnel de Beiramar, en la entrada de la AP9, y en las calles colindantes como Sanjurjo Badía y García Barbón.