Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una farmaceútica de Seseña: "He vendido todas las mascarillas"

"El humo es muy negro y el olor se siente muy fuerte". Es lo que cuenta Rosa María Rodríguez, propietaria de la Farmacia Vallegrande, a tres kilómetros del cementerio de neumáticos en llamas de Seseña, que ya ha vendido todas las mascarillas, poco después de abrir sus puertas.  "Ya pedí más mascarillas para la tarde, porque muchos vecinos me las han encargado".

Para Rosa María Rodríguez este viernes era un día igual a los demás hasta que salió a trabajar. "Esta es una zona de chalet y por la noche dormimos muy cerrados, por lo que no sentí nada".
Al salir a la calle "ví el humo negro". "La humareda se ve alta, pero el olor se siente muy fuerte y es tóxico", cuenta a Informativos Telecinco.
Este es el segundo incendio que 'vive' esta empresaria en el mismo cementerio de neumáticos. "El anterior fue igual, con mucho humo".  Quizá por eso confiesa que no siente temor, ni inquietud, aunque admite que "se nota menos gente por la calle" .
"Hoy no he visto a una señora que pasa por aquí con sus perros todos los días".
La rutina de Rosamaría Rodríguez también se ha visto alterada por la venta desproporcionada de mascarillas. "Vino una persona y se las llevó todas". "Ya pedí más porque otras personas también me han encargado".
"Por ahora el viento sopla hacía la carretera, pero si cambia y empieza a soplar hacia las casas puede ser peligroso".
"El humo negro es tremendo"
"El humo negro es tremendo", cuenta Sagrario, que vive en la entrada de Seseña Viejo, que desde las seis de la mañana no ha dejado de escuchar las sirenas de los bomberos.
"Pensé que había habido un accidente de tráfico o algo", pero salí a la puerta y ya ví la nube negra, es tremenda. Esta mujer tampoco tiene nervios, porque "la nube está muy alta", pero teme..."si cambian los vientos"...
MDSPGL20160513_0003