Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las incógnitas sobre el asesinato de Laura

Laura había denunciado a Javier por malos tratos hacía un año. Por eso no se explica que se siguieran viendo. Según una información publicada por 'La Voz de Galicia' Javier ha declarado que fue la joven la que citó a su ex novio para verse y que se veían a menudo a escondidas.
En la primera declaración ante la jueza, el acusado afirmó que el sábado 22 y el domingo 23 de agosto había estado en Portonovo con unos amigos. Según recoge el diario, Javier afirma que una vez en su casa, en la madrugada del lunes, recibió un mensaje de Laura. El acusado afirma que lo ignoró pero que sobre la una y media recibió una llamada de su ex novia.
Javier alega que le escupió
Laura y Javier quedaron en las inmediaciones de Toén, desde donde se dirigieron a otro lugar cercano. Después, estuvieron juntos en el coche de Javier. Según el citado diario, mantuvieron una discusión, que según la declaración del asesino confeso fue un desencuentro de pareja.
Javier asegura, según La Voz de Galicia, que Laura le dio una bofetada y le lanzó un escupitajo, ante lo que él reaccionó agarrándole del cuello con la mano. El acusado pensaba que Laura se desmayó, pero estaba muerta. Entonces, se deshizo del cuerpo y de algunas pruebas, el bolso, unas sandalias y la ropa interior de Laura.
Algunos medios de comunicación afirman que la joven apareció con su chaqueta rodeándoles el cuello, pero según el diario Javier ha negado que la estrangulara con la prenda de vestir.
No se explican por qué seguíon viéndose
Esta es una de las muchas incógnitas que rodean el asesinato de Laura Alonso, aún no se sabe a ciencia cierta que pasó aquella noche y sus amigos no entiende por qué Laura seguía viendo a Javier, a quien definen como un chico "demasiado frío".
Después de tomarle declaración, la jueza instructora del caso ha decretado el ingreso en prisión sin fianza para el detenido, que permanecerá en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar a la espera de que se celebre el juicio.