Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seis 'indignados' resultan heridos en el desalojo de una concentración en Málaga

Seis integrantes del Movimiento 15-M han resultado heridos en el desalojo de una concentración frente al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Capuchinos, en Málaga capital, hasta donde los 'indignados' se habían trasladado para mostrar su apoyo a un ciudadano argelino que iba a ser repatriado, según ha informado el propio colectivo.
Por su parte, fuentes policiales han negado que se produjera una carga y han explicado a Europa Press que se instó a estas personas a que dejaran expedita la vía de entrada y salida al CIE, que tenían ocupada. Un grupo de 'indignados' accedió a ello, pero otro permaneció en el lugar, "ofreciendo resistencia pasiva", por lo que los agentes procedieron a su desalojo.

Un centenar de participantes de la asamblea del Movimiento 15-M se trasladó en la tarde de este pasado domingo desde su habitual punto de celebración, en la plaza de la Constitución, a la puerta del CIE de Capuchinos. El objetivo era impedir la repatriación de S.H.B., que se encontraba a la espera de recibir asilo político al estar amenazado de muerte en Argelia, su país de origen.

La asamblea general se reunió, como cada domingo, a las 20.00 horas en la plaza de la Constitución y trató como primer punto de urgencia en el orden del día la situación de S.H.B., según han informado en un comunicado desde el Movimiento 15-M de Málaga.

La compañera sentimental de este ciudadano y diversos amigos de Córdoba habían solicitado al Movimiento 15-M de Málaga su apoyo para retrasar la repatriación mientras se le concedía el asilo político. Por ello, los 'indignados' trasladaron el debate a la puerta del CIE de Capuchinos.

Los agentes desplegaron un cordón policial alrededor de la plaza de Capuchinos, identificando a cada uno de los concentrados. Sobre las 00.40 horas, uno de los policías interrumpió la asamblea, indicando a los allí presentes que debían marcharse.

Sin embargo, la asamblea continuó de forma pacífica hasta que los agentes comenzaron a levantar uno por uno a los asistentes, que ofrecieron resistencia pasiva, según han precisado desde el Movimiento 15-M.

Críticas a la acción policial
Según este colectivo, los agentes "se extralimitaron" durante el desalojo, "abusando de su fuerza y golpeando, pateando y empujando a los ciudadanos por las escaleras, dejando al menos seis heridos de diversa consideración y numerosos contusionados", uno de los cuales, además, necesitó ser trasladado a un centro hospitalario.

Ante estos hechos, los 'indignados' han decidido seguir este lunes con sus protestas en la plaza de Capuchinos y mantener la vigilancia sobre el CIE.