Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El individuo atrincherado en Murcia disparó contra un agente de la Policía Local con una pistola real

La Policía Nacional trata de determinar si volvió a disparar a los agentes que asaltaron a última hora
El individuo atrincherado este miércoles en su casa situada en la calle Acisclo Díaz de Murcia, en pleno centro de la ciudad, disparó con una pistola real contra los agentes de la Policía Local que acudieron a primera hora de la mañana y está por determinar si volvió a accionar su arma contra los agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional que lograron finalmente reducirlo y detenerlo.
Así lo han hecho saber a Europa Press fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, que confirman que el individuo se encuentra detenido bajo custodia policial en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, aunque no está herido, y se encuentra en observación e ingresado por otros problemas médicos que ya padecía y por algún rasguño que se ocasionó él solo.
El arrestado, que está imputado por presuntos delitos de tentativa de homicidio, tenencia ilícita de armas y atentado, pasará previsiblemente a disposición judicial este viernes o sábado, aunque está todavía por confirmar, según las mismas fuentes. Además, está por ver si pasa a disposición policial de forma ordinaria o no, lo que depende del alta médica.
Los hechos comenzaron pasadas las 9.00 horas, cuando los servicios sanitarios, que habían sido requeridos por la madre y la hermana del atrincherado, pidieron la asistencia de la Policía Local porque el individuo precisaba su ingreso hospitalario pero se negaba a ser trasladado, amenazando incluso con tirarse por la ventana y autolesionarse con una navaja.
Sobre las 11.00 horas, cuando la patrulla de la Policía Local de Murcia llegó al lugar intentó acceder al domicilio para hablar con el individuo e inmovilizarlo. Sin embargo, el atrincherado disparó contra uno de los agentes en el umbral de la puerta, al parecer, con una pistola de fuego de nueve milímetros, según ha podido saber Europa Press.
El agente que iba en primer lugar, un cabo de la Policía Local, no recibió el impacto de la bala, por lo que la patrulla se retiró del lugar y avisaron a la Policía Nacional.
La Policía Nacional intervino entonces y procedió a acordonar la zona y establecer un perímetro de seguridad en torno a la vivienda, ubicada en la sexta planta del conocido edificio de los 'Nueve pisos', en la calle Acisclo Díaz de Murcia. El atrincherado, un hombre de 43 años y nacionalidad española, responde a las iniciales J.G. y al parecer es drogadicto, según informó un familiar.
Un equipo de negociadores del Cuerpo Nacional de Policía trató durante toda la jornada de convencerle para que abandonase la vivienda pero no lograron hacer que el atrincherado depusiera su actitud.
Pasadas las 23.30 horas de la noche, tras más de 14 de asedio, agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional asaltaron la vivienda y redujeron al individuo. La operación se saldó finalmente sin heridos. Desde el exterior, donde aguardaban periodistas y multitud de curiosos, se pudo escuchar una detonación, gritos y ruidos de cristales.
Unos minutos más tarde, el individuo fue trasladado por los servicios de emergencias en una ambulancia del 061 al Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia en calidad de detenido.
La Policía Nacional confirma que el atrincherado opuso resistencia durante la intervención de los GEO, y está "por determinar" si usó el arma, aunque "hay constancia de que podría haber realizado un disparo en esos momentos de confusión", mientras que los agentes intervinientes "no dispararon en ningún momento".
Asimismo, la Policía Nacional constató que el individuo estaba en posesión de un arma real y está pendiente del análisis de balística para ver qué tipo de munición utilizaba.
Según fuentes de la Policía Nacional, el asalto final se desencadenó porque se había llegado a una situación "en la que no había avances", y justifica que se alargara tanto tiempo porque "siempre se actúa así, ya que cuando hay riesgo de terceras personas el tiempo corre a favor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".
El asalto "se decidió en el momento en el que los responsables de la operación decidieron que era el momento. Se aprovechó la oportunidad, los agentes de los GEO llevaban tiempo tomando posiciones y se llevó a cabo en el momento en el que se supo que se podía hacer en condiciones de seguridad y asegurando el éxito del dispositivo".
En este sentido, remarca que el atrincherado no quería hablar con nadie y no perseguía ninguna reivindicación en particular, mientras que su actitud "no fue violenta, pero la amenaza siempre estaba latente porque tenía un arma y se podía poner nervioso por la situación".
La Policía Nacional subraya que la operación policial cumplió el objetivo marcado, que era que no hubiera daños a nadie, que no se hiciera daño a sí mismo y que no pusiera en peligro a ningún policía y a ningún ciudadano.
El primo de la madre del hombre atrincherado, Juan Alcázar, había declarado a los medios de comunicación congregados en la zona durante todo el día que el individuo no era violento y que su actitud se debía a las drogas, ya que "es una persona adicta y todo el dinero que tenía se lo gastaba en consumir".
Además, aseguró que el atrincherado vivía con su abuela hasta hace un año, cuando murió. "Ahora reside con su madre, que es enfermera", puntualizó. De igual modo, dejó claro que nunca había intentado quitarse la vida y no creía que estuviera provisto de un arma en la vivienda, "es imposible que la tenga".