Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las causas de infertilidad en la pareja se deben por igual a factores masculinos y femeninos

Las causas de infertilidad en la pareja se deben por igual a factores masculinos y femeninos, según explican los expertos de Ginefiv. Así, los datos clínicos obtenidos por esta clínica de reproducción asistida evidencian que ésta de da "en proporciones similares del 32 por ciento" en ambos sexos, explican los especialistas.
Para conocer estas estadísticas, Ginefiv se ha valido de la técnica 'MSOME', la cual "supone un avance en el diagnóstico de la calidad seminal", significan. En este sentido, añaden que con este test es posible analizar la morfología de los espermatozoides con mucha precisión "gracias al uso de potentes microscopios específicamente diseñados".
Hasta la fecha, el sistema más utilizado para realizar estas acciones era el semiograma, pero muchos estudios científicos han demostrado que esta técnica "presenta variabilidad en los resultados", ponen de relieve los representantes de Ginefiv. Por ello, ensalzan a 'MSOME', el cual "reduce drásticamente esta variabilidad dando lugar a un diagnóstico más fiable".
En este sentido se manifiesta el coordinador del laboratorio de esta clínica de reproducción asistida, el doctor Vicente Badajoz, que asegura que ahora se dispone de tecnologías que permiten examinar los espermatozoides de manera pormenorizada y poder incluso "observar con detalle orgánulos intracelulares como las vacuolas". Por ello, recomienda el nuevo test "especialmente a los varones con un seminograma alterado o que tengan ciclos fallidos de reproducción asistida".
En cambio, para conocer las probabilidades reproductivas de la mujer es "fundamental" mediante el análisis de los folículos antrales y la hormona antimülleriana, sostienen. Estas "sencillas" pruebas son dos marcadores que "confirman la cantidad y la calidad ovacitaria", subrayan los expertos.
Al respecto de ello, la ginecóloga de Ginefiv, la doctora Victoria Villafañez, resume que lo que se debe hacer es "una simple ecografía ginecológica vaginal que se incluye habitualmente en las revisiones rutinarias". Así, concluye que si durante el periodo menstrual de la mujer se visualizan ecográficamente alrededor de cinco a diez folículos en cada ovario "se puede considerar que se tiene una reserva óptima".