Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El infierno del maquinista de Castelldefels

Maquinistas y trabajadores de Renfe ven cada día a pasajeros cruzando las vías. "Eso lo tenemos a la orden del día y es la imprudencia de la gente", explica Manolo Rodríguez del Semaf. Los maquinistas advierten que frenar un tren no es nada fácil.
El tren de Castelldefls iba a 137 kilómetros por hora. Dicen los maquinistas que si redujeran la velocidad al pasar por estaciones tardarían mucho más. Casi todos los maquinistas que han atropellado a alguien, aseguran que nunca se olvida. El maquinista de Castelldefls sigue en tratamiento psicológico. José Rodríguez, maquinista, y Rafael Casado, trabajador de Renfe, han advertido a Informativos Telecinco de la dificultad de frenar y de la falta de opciones cuando los peatones cruzan por lugares inadecuados.  Desde que el maquinista ve a los peatones que cruzan las vías, se recorre aproximadamente un kilómetro antes de poder parar.
"Su actuación fue totalmente correcta. Fue una víctima más del accidente", cuentan otros maquinistas.  Según sus compañeros, actuó conforme porque la gente ha pasado por el paso superior en vez del inferior. Ante esta situación, un maquinista que va a la velocidad que le permite reglamentariamente, poco puede hacer. Lo único que puede hacer es intentar frenar", explicó a una radio el responsable de su sindicato, Semaf, Carlos Segura. "Hemos hablado con el maquinista, que está tranquilo porque su conducción la ha hecho conforme a la norma. Esta bastante preocupado porque es un golpe", añadió.