Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ingresos derivados de explotación de residencias para universitarios suman 430 millones en 2015, 1,2% más que 2014

Los ingresos derivados de la explotación de residencias para estudiantes alcanzaron los 430 millones de euros en 2015, un 1,2 por ciento más que la cifra registrada en el año anterior, según los datos facilitados por el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA D&B.
En este sentido, la compañía ha destacado que el mantenimiento de la oferta de plazas y la mejora de la actividad económica permitieron que el negocio volviera a crecer, tras la caída del período 2012-2014.
Así, a finales de 2015 operaban en el mercado español 1.114 residencias universitarias y colegios mayores, que contaban con 90.076 plazas, correspondiendo la mayor parte de la oferta a residencias universitarias, con 929 centros y 66.726 plazas, mientras que los colegios mayores totalizaban 185 centros y 23.350 plazas.
De este modo, según señala la compañía, el número de residencias universitarias se incrementó en ocho unidades en el último año y en 26 entre 2008 y 2015, período en el cual el número de colegios mayores disminuyó en nueve unidades. Por su parte, en el citado período la oferta total de plazas aumentó en más de 1.100.
En relación con la estructura empresarial, ha precisado que se caracteriza por la presencia de entidades de pequeño tamaño dedicadas a la gestión de un único centro, junto a las que opera un número reducido de empresas/entidades y grupos que gestionan varios centros. Además, la atomización de la oferta queda reflejada en las reducidas cuotas de número de plazas que gestionan las principales entidades, de manera que las cinco primeras, considerando tanto entidades públicas como privadas, reúnen el 15% de la oferta total, participación que se eleva al 20% en el caso de las diez primeras.
Desde su punto de vista, en los próximos años se acentuará la tendencia de moderado crecimiento en el número de plazas como consecuencia de la construcción de nuevas residencias, en un contexto en el que la inversión en este tipo de activos inmobiliarios continuará ganando atractivo. De esta forma, en 2017 la capacidad total nacional podría aproximarse a las 92.000 plazas, cerca de 2.000 más que en 2015.