Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 70% de los 35.000 ingresos por traumatismo craneoencefálico se debe a accidentes de circulación

Más de un 70 por ciento de los ingresos hospitalarios a causa de traumatismo craneoencefálico (TCEs) se deben a accidentes de circulación, según subrayan desde la Plataforma Española por el Daño Cerebral Adquirido (DCA).
"El Daño Cerebral Adquirido es una lesión producida de forma súbita en el cerebro. No es una discapacidad de nacimiento ni degenerativa y sus consecuencias cambian bruscamente la vida de las personas", informan desde la Plataforma. "Esta dolencia provoca problemas físicos, en el habla, de memoria y percepción, y de conducta y confusión. La escasez de recursos y, sobre todo, la falta de información que vislumbre los recursos ya existentes son la penitencia con la que conviven diariamente las personas con DCA".
La Plataforma Española por el Daño Cerebral Adquirido, ante el movimiento de carreteras que se prevé para Semana Santa, ha lanzado una serie de advertencias (emitidas por la Dirección General de Tráfico) para concienciar a la sociedad de realizar una conducción segura para evitar accidentes, y con ello otros trastornos derivados como el DCA.
"Ajustar la velocidad a las circunstancias y las vías por las que circulemos; no consumir bebidas alcohólicas ni estupefacientes si se va a conducir; utilizar los cinturones de seguridad también en los asientos traseros; prestar una atención especial a los trayectos cortos; utilizar el casco en el caso de los motoristas; y conducir de las forma más eficiente posible manteniendo la distancia de seguridad", son algunas de las recomendaciones.
En España hay más de 400.000 personas con discapacidad por Daño Cerebral Adquirido, de las que el 68 por ciento presenta dificultad para realizar alguna actividad básica de la vida diaria, y un 45 por ciento presenta esta dificultad en grado severo o total.