Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los inmigrantes encaramados a la valla sufre una lipotimia y es trasladado al Hospital Comarcal de Melilla

Uno de los inmigrantes que permanecía encaramado a la valla de Melilla desde las nueve de la mañana, cuando se ha producido un intento de salto en grupo protagonizado por entre 150 y 200 personas, ha sido trasladado al hospital Comarcal de Melilla tras sufrir una lipotimia y diversos cortes.
Según ha informado a Europa Press la Delegación del Gobierno en Melilla, esta persona dio síntomas de encontrarse mal y los guardias civiles destacados en la valla "le bajaron" de la misma y le trasladaron al centro hospitalario, donde se espera reciba el alta médica en las próximas horas.
Por otra parte, la ONG Prodein ha denunciado esta mañana en su cuenta de Twitter que la Guardia Civil estaba devolviendo a Marruecos sobre la marcha a migrantes heridos que habían conseguido saltar el doble vallado. Además, esta entidad, con sede en Melilla, ha afirmado que los agentes impidieron el acceso de Cruz Roja a los heridos para prestarles asistencia.
Fuentes de Cruz Roja han informado a Europa Press de que un vehículo de la Institución Humanitaria se ha desplazado a la zona de la valla poco después de producirse el intento de salto en grupo y tras intercambiar unas palabras con los agentes allí desplazados, se ha dado media vuelta sin realizar ninguna intervención.
No obstante, estas fuentes "ni confirman ni desmienten" que los agentes les hayan prohibido llegar hasta los migrantes y remiten a la Guardia Civil para esclarecer los detalles. El Instituto Armado no proporciona información al respecto.
Cerca de una veintena de migrantes permanecen desde las nueve de la mañana en la parte alta del vallado fronterizo y otros dos, encaramados a una farola, después del intento frustrado de salto de en torno a 150 personas, en su mayoría rechazadas por las fuerzas policiales, en una zona cercana a los Pinares de Rostrogordo.
Además de la Guardia Civil y Policía Nacional en la parte española y las Fuerza Auxiliares de Marruecos en la parte marroquí, un helicóptero del Instituto Armado sobrevolava el lugar a mediodía mientras las fuerzas de seguridad españolas intentaban convencer a los subsaharianos de que bajasen voluntariamente, conforme explican fuentes policiales.
Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, la valla de Melilla es territorio español, por lo que técnicamente, los migrantes que se encuentran encaramados a la misma ya están en Melilla y por tanto, les debería ser de aplicación la Ley de Extranjería.