Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 80 inmigrantes encaramados a la valla de Melilla desisten y son entregados a Marruecos mientras resisten unos 20

Unos 80 inmigrantes de los más de 100 que se encontraban encaramados varias horas en la doble valla de Melilla han desistido de su actitud y han aceptado descender de la alambrada para ser entregados a las fuerzas de seguridad marroquíes, mientras otros 20 persisten en su empeño.
Estas personas de origen subsahariano formaban parte de un grupo de cerca de 200 que han intentado pasadas las 06.30 horas de este miércoles saltar la valla de Melilla por dos puntos diferentes del perímetro.
Los inmigrantes, de origen subsahariano, han intentado entrar por dos puntos de la valla, un grupo por la zona conocida como Villa Pilar y otros entre Barrio Chino y Farhana.
Unos 20 continúan en lo más alto de la valla que separa Melilla de Marruecos y uno incluso ha podido bajar y sortear el control del amplio dispositivo que ha puesto en marcha la Guardia Civil, para salir corriendo en dirección al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).
Una ambulancia de Cruz Roja está de guardia en el mismo perímetro fronterizo para atender a heridos que se hayan podido producir, si bien en estos momentos se desconoce cuántos lesionados. Además un agente de la Guardia Civil ha caído de la valla cuando se encontraba forcejeando con un inmigrante, y en principio parece que no reviste gravedad esta incidencia.
Los agentes de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) del Instituto Armado han colocado escalares en el entrevallado, por el que han ido descendiendo los inmigrantes que han ido cediendo en su postura de permanecer en lo alto de la valla y aceptar que en esta ocasión no han logrado su objetivo de pasar a la ciudad española.
Los máximos responsables de la Guardia Civil en Melilla, el Coronel-Jefe de la Comandancia Ambrosio Martín Villaseñor y el Comandante Arturo Ortega Navas, que se encuentran en la actualidad imputados en sendos procesos judiciales acusados de "devoluciones en caliente" después de ser denunciados por ONG, han estado dirigiendo a pie de valla el dispositivo policial.
El operativo ha frenado este quinto intento de salto de la valla de Melilla en un mes y el segundo en sólo 24 horas. El martes, diez lograron entrar en la Ciudad Autónoma.