Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los inmigrantes usan con menor frecuencia la mayoría de servicios sanitarios que la población española, según un estudio

Las personas inmigrantes utilizan con menor frecuencia que la población española la mayor parte de los servicios sanitarios, según se pone de manifiesto en un informe elaborado por la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) sobre la realidad de la atención sanitaria a las personas inmigrantes en España y las consecuencias de las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno.
Este estudio, realizado por Francisco Javier Falo Forniés, profesional con más de 25 años de experiencia en salud pública y colaborador de ECODES, se ha efectuado ante la publicación del real decreto-ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de las prestaciones y la propuesta de hacer pagar a los inmigrantes sin papeles 710 euros anuales por la asistencia sanitaria.
ECODES ha mostrado su "preocupación" por las repercusiones que pueden derivarse de estas medidas. Respecto al informe, refleja que "pueden ser variadas" las razones por las que las personas inmigrantes utilizan con menor frecuencia que la población española la mayor parte de los servicios sanitarios.
Entre ellas, menciona la menor necesidad, las dificultades en la accesibilidad al sistema y los problemas de comunicación, para subrayar que el coste de la atención de la población inmigrante "es menor que para los propios de aquí".
Según el informe, y al igual que ocurre con la población autóctona, "hay que acudir a los determinantes ambientales y sociales para explicar la frecuencia y la tipología de servicios sanitarios a los que se acude".
El estudio, además, hace énfasis en las consecuencias que se pueden derivar de la aplicación de las nuevas medidas. "Las personas no dejarán de enfermar porque un decreto lo regule, simplemente los esconderemos y, si hay que atenderlos, lo haremos en un recurso más caro y especializado, el de las urgencias", apunta el estudio.
Agrega que no hay que olvidar la necesidad que puede haber de intervención en problemas de salud pública "para cortar la transmisión de enfermedades, imposible de plantear si quien padece una enfermedad no tiene medios para ser atendido o comprar medicamentos".