Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis, el paro, los inmigrantes y la violencia de género, reflexiones para el Via Crucis del viernes en el Coliseo

La crisis económica, el paro, el sufrimiento de los inmigrantes y la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas, serán algunas de las reflexiones que se harán durante el Via Crucis de este Viernes Santo en el Coliseo de Roma, que estará presidido por el Papa Francisco.
Los textos de las meditaciones que se leerán durante el recorrido de la Cruz por las 14 estaciones de la Pasión han sido escritas por el arzobispo de Campobasso-Boiano (Italia), monseñor Giancarlo Bregantini.
El arzobispo captura las "dramáticas situaciones que traumatizan a tantos hoy día en el mundo", según informa Radio Vaticana. Concretamente, invita a reflexionar sobre las "serias consecuencias" de la crisis como "la inseguridad en el trabajo, el desempleo, la especulación financiera y la corrupción".
También se refiere al "drama" que sufren los inmigrantes, a las mujeres víctimas de la explotación y de la violencia de género --"lloremos por esos hombres que descargan sobre las mujeres la violencia"--, al trauma de los niños que sufren abusos y al dolor de las madres que han perdido a sus hijos por la guerra, las drogas o el abuso del alcohol.
Asimismo, Bregantini se detiene en su región para recordar el caso de los niños que han muerto en el sur de Italia de cáncer debido a los residuos tóxicos y el de los solicitantes de asilo que mueren intentando llegar desde África buscando una vida mejor.
Según añade, el sufrimiento de Jesús, también recuerda aquel de los reclusos que están en cárceles abarrotadas afectados por tanta burocracia y un "lento sistema de justicia" y de aquellos otros que se encuentran en prisiones donde "la tortura es aún una práctica".
Ante estas situaciones, el arzobispo invita a crear "puentes de solidaridad" y a recuperar la estima por la política para encontrar soluciones comunes a los problemas sociales.