Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una experta reclama la adecuada integración de los profesionales de cuidados paliativos en el sistema sanitario español

Ana Carvajal, profesora de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra, afirma que "conocer la labor de los profesionales de los cuidados paliativos ayudaría a su mayor implantación en el sistema sanitario español".
Así lo señala en relación al 'Primer atlas mundial de las necesidades de cuidados paliativos no atendidas', publicado por la Organización Mundial de la Salud, que declara que solo 20 países del mundo han integrado adecuadamente los cuidados paliativos en su sistema de atención sanitaria, entre los que no está España.
Según un estudio internacional sobre los Cuidados Paliativos, dirigido por el programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra en colaboración con la Universidad de Glasgow y la Asociación Europea de Cuidados Paliativos, actualmente España cuenta con unos 375 servicios de Cuidados Paliativos para atender a más de 200.000 ciudadanos con enfermedades avanzadas o en fase terminal y sus más de un millón de familiares.
Ante una sociedad actual, cada vez más envejecida y con alto riesgo de padecer una enfermedad crónica, la experta insiste en que para lograr una mayor extensión de estos servicios por el territorio nacional es preciso "reflexionar sobre el papel de los profesionales de los Cuidados Paliativos ya que son quienes atienden todas las necesidades del paciente en etapa avanzada de la enfermedad cuidándole de manera global y acompañándole hasta el final de su vida".
Los especialistas en cuidados paliativos, señala la profesora Carvajal, "no tratan solo la enfermedad, sino a la persona que está viviendo esa situación, de manera individual, con su historia, circunstancias, entorno y creencias; cuidan del enfermo y de sus familiares".
Ofrecer este tipo de atención requiere, continúa la experta, un compromiso personal y profesional del enfermero: "Solo desde ese compromiso se puede llegar a descubrir la vulnerabilidad y dependencia de la persona enferma. De este modo se le puede atender de forma integral y personalizada para aliviar su sufrimiento durante el transcurso de la enfermedad y apoyar a sus familiares en el proceso".
Asimismo, afirma Carvajal que "hay evidencia científica de que solo se consigue un sistema sanitario costo-efectivo y de calidad cuando se busca el bienestar de toda la persona, su familia y su comunidad".