Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La gestión integral de la cronicidad permitiría ahorrar unos 8.000 millones de euros al SNS

El abordaje de las enfermedades crónicas representa actualmente el 75 por ciento del gasto sanitario en España y en el futuro podría ascender hasta el 80 por ciento, casi unos 80.000 millones de euros en 2020, pero con una gestión integral de su cuidado el Sistema Nacional de Salud (SNS) podría ahorrar hasta 8.000 millones de euros anuales.
Así se desprende de las conclusiones del informe 'Cronos: hacia el cambio de paradigma en la atención a enfermos crónicos' elaborado por The Boston Consulting Group (BCG) y patrocinado por Lilly, con el que se pretendían identificar las mejores prácticas en la gestión de enfermedades crónicas como la diabetes, la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o la osteoporosis.
Para ello, según explican los autores del informe, se debe optar por modelos basados en la mejora de resultados de salud de los pacientes, no sólo en calidad sino también en esperanza de vida, y en un uso eficaz de los recursos disponibles, lo que permitiría capturar eficiencias en costes de un 10 por ciento del gasto público.
El informe se ha basado en las experiencias recogidas en diversos programas llevados a cabo en España y otros países con el objetivo de proponer un cambio en la gestión de la cronicidad.
De este modo se han sustentado en la proactividad del sistema y de los pacientes; la focalización en resultados de salud de la población en general; la gestión del conocimiento y de los sistemas de la información; la integración y coordinación de la prestación sanitaria y los incentivos asociados a resultados.
En el primer punto, proponen usar herramientas predictivas para que los profesionales puedan intervenir de una manera eficiente en función de cada tipo de enfermo. De esta manera, se busca evitar el deterioro de los resultados de salud y contar con "pacientes activos, conocedores de su enfermedad y que sienten la responsabilidad de gestionarla adecuadamente en su ámbito".
Tomando como objeto de gestión una población determinada y teniendo como objetivo primordial que los resultados de salud sobre ella mejoren, tanto en calidad y esperanza de vida, como en calidad percibida de la asistencia prestada, el informe 'Cronos' incide en la importancia de focalizar en resultados de salud de la población en general, con ayuda de los recursos disponibles, lo que es esencial para la sostenibilidad y calidad del sistema.
Otro pilar importante es la gestión del conocimiento y de los sistemas de la información, de manera que se compartan experiencias entre profesionales para identificar las mejores prácticas y el aprendizaje mutuo, y se aprovechen todas las oportunidades que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) brindan.
REORGANIZAR PROCESOS Y POTENCIAR LA ATENCIÓN PRIMARIA
La integración y coordinación de la prestación sanitaria también es un factor importante a la hora del abordaje de las enfermedades crónicas, desde el punto de vista de la reorganización de los procesos para centrar la asistencia en las necesidades del paciente de una forma sostenible, potenciando la Atención Primaria y los equipos multidisciplinares de salud.
Y, por último, el informe también incide en la importancia de los incentivos asociados a resultados, en el sentido de desarrollar indicadores asociados a los resultados de salud de la población y la calidad de la prestación sanitaria, y de compartir objetivos de mejora entre ámbitos asistenciales (para todo el continuo de la enfermedad del paciente).
A partir de ahí, precisa el informe, se pueden desarrollar acciones como la implantación de servicios de teleasistencia, la creación de unidades de seguimiento, la educación de los pacientes para su autocontrol o la creación de nuevos puestos trasversales para la gestión de enfermos crónicos.
El objetivo es que los enfermos crónicos sean cada vez más autónomos y proactivos en la gestión de su enfermedad y no tengan que recurrir siempre a la hospitalización convencional, y puedan ser atendidos por una asistencia ambulatoria con equipos generalistas y que presten una atención socio-sanitaria integral, defienden.