Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva terapia intraocular logra prevenir o revertir la retinopatía diabética en ratones

Investigadores de la Universidad de Indiana (Estados Unidos) han probado con éxito en ratones una nueva terapia intraocular que logra prevenir y revertir en animales algunos de los síntomas que caracterizan la retinopatía diabética, que es la principal causa de ceguera en pacientes con diabetes.
Esta terapia, cuyos resultados publica la revista 'American Journal of Pathology', se basa en la manipulación del sistema hormonal renina-angiotensina (RAS, en sus siglas en inglés), responsable de la presión arterial.
Y sus autores coinciden en la importancia de dicho hallazgo ya que "de momento no tenían constancia de ninguna terapia capaz de revertir esta dolencia causada por la hiperglucemia persistente que provoca esta patología", ha destacado María B. Grant, responsable de este trabajo.
Su investigación, realizada en el Instituto Ocular Eugene&Marilyn Glick de Indianapolis, se basó en la hipótesis de que un desequilibrio entre los dos ejes del RAS resulta clave y puede provocar complicaciones microvasculares en los pacientes con diabetes, según ha explicado Grant.
La terapia se conoce como AAV-ACE2 y actúa directamente en la cavidad vítrea del ojo utilizando un vector asociado a un adenovirus que aumenta la expresión de la enzima convertidora de la angiotensina-2 (ECA2), que incrementa la acción vasoconstrictora de este sistema.
Los investigadores utilizaron ratones a los que se inyectó una estreptozotocina (STZ) para inducir la diabetes y los efectos protectores de esta terapia se midieron en dos estudios. En uno de ellos se administró dos semanas antes de esta inyección y en otro trabajo seis meses después, cuando la diabetes y la retinopatía ya estaban presentes.
Los investigadores encontraron que ambas estrategias disminuyeron de manera efectiva el número de células proinflamatorias presentes en la retina diabética, y vieron que sólo se observaba leucostasis, agrupación anómala de glóbulos blancos dentro de los vasos sanguíneos, en los animales que formaban el grupo control.
Además, utilizando un criterio de valoración histológica de la degeneración vascular retiniana como son los capilares acelulares, el grupo determinó que la inyección de AAV-ACE2 podría revertir la patología inducida por la diabetes.
"Estos resultados son muy interesantes porque se cree tradicionalmente que este punto final de la degeneración vascular, los capilares acelulares, la hace una lesión irreversible", ha destacado Grant. De hecho, el potencial de este enfoque hace que los autores consideren que inducir la sobreexpresión del ACE2 podría mejorar la situación de otras enfermedades como el ictus, las patologías renales o cardiovasculares.