Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estalla la tubería del baño de un avión que se inundó en pleno vuelo

Estalla la tubería del baño de un avión que se inundó en pleno vueloInformativos Telecinco

La historia que nos cuenta Cristina P.V. sucedió en pleno vuelo de Madrid a Santo Domingo el pasado 20 de Marzo, cuando una tubería del baño estalló inundando el suelo del aeroplano. Tripulación y pasajeros no daban crédito ante una situación que obligó a improvisar "con periódicos y mantas" para intentar frenar la inundación. Además, al susto y las molestias ocasionadas se sumaba el hecho de saber que "todavía quedaban siete horas" de un atípico y por momentos agónico vuelo.

"Sucedió en el vuelo de Madrid a Santo Domingo del 20 de Marzo, en el baño que está justo delante de la fila 41.
A la hora de despegar y cuando quedaban todavía siete horas de vuelo por delante, se empezó a notar que salía agua del baño y que cambiaba el color de la moqueta del pasillo y de las filas posteriores al baño.
Fue entonces cuando avisamos a la azafata, que cerró la llave del lavabo. Sin embargo, unos 20 minutos más tarde, empezó de repente a salir mucha agua de golpe, por lo que, corriendo, nuevamente volvimos a dar aviso y ya se acercó la sobrecargo.
Los pasajeros que íbamos en esas filas, –elegidas a priori por su mayor confort, y normalmente utilizadas por niños o bebés–, empezamos a notar como los pies se nos mojaban y nuestros objetos personales, que se suelen poner bajo los asientos, se deterioraban.
Así, las azafatas, después de cerrar la llave de paso del baño, pusieron mantas en el suelo, pero no hizo efecto y unas horas más tarde tuvieron que recurrir a la utilización de periódicos para intentar secar la zona del pasillo y aproximadamente cinco filas que se vieron afectadas por ello.
Ni las mantas primero, ni los periódicos después consiguieron nada positivo, haciendo además que el pasillo fuese prácticamente inaccesible, perjudicando claramente a los usuarios como nosotros, que siendo 7 adultos y 8 niños, habíamos elegido específicamente, –y con un sobrecoste de más de 50 euros por asiento–, para poder hacer un viaje más cómodo, ya que los niños suelen quedarse por el pasillo.
Al final del vuelo y después de pedir la hoja de reclamaciones, la sobrecargo avisó al comandante, que vino a ver cómo estaba el pasillo y nuestros asientos, constatando que era incomodísimo viajar así pero que lógicamente en pleno vuelo no podían hacer nada más que ofrecernos asientos sueltos que había por el avión.
De este modo, nos trasladaron sus disculpas, pero ningún tipo de compensación...
Bueno, sí, que tomásemos lo que quisiésemos".

Estalla la tubería del baño de un avión que se inundó en pleno vuelo