Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación apunta al mal funcionamiento de detectores de humo en el incendio mortal del pesquero 'El Nene'

Un "mal" funcionamiento de los detectores de humo y la "inadecuada" ubicación de los medios contraincendios son las causas del fatal desenlace en el accidente que sufrió en septiembre de 2013 el pesquero 'El Nene' en la Bahía de Almería y que costó la vida a uno de sus cinco tripulantes.
La investigación oficial concluye que "no se ha podido establecer una hipótesis sobre el origen del fuego", que se concentró en la "cámara de máquinas", pero sí establece que se detectó cuando las "posibilidades de actuación" de los marineros para "extinguir el incendio" eran "reducidas".
Señala en esta línea que "posiblemente" si el fuego se hubiera detectado "con mayor anticipación" podría haber sido "atacado con los medios disponibles" aunque, por otro lado, según subraya, las bombas contraincendios "no pudieron ser activadas al estar los dispositivos para hacerlo dentro de la cámara de máquinas".
"El sistema fijo de extinción por CO2 no pudo ser activado al haber alcanzado el fuego el espacio donde se hallaban sus dispositivos de activación", apunta el informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAIM) al que ha tenido acceso Europa Press.
Para el organismo dependiente del Ministerio de Fomento "la causa fundamental que contribuyó al desenlace", a la postre, mortal del accidente fue la "detección tardía del incendio por mal funcionamiento de los detectores de humo" si bien la causa de ese mal funcionamiento "es desconocida aunque podría estar asociada al flujo de aire en la cámara de máquinas por una alta ventilación".
Con segunda causa, alude a la "disposición inadecuada de los paneles de acceso a los medios fijos de lucha contraincendios" si bien matiza que la normativa aplicable en el caso del pesquero 'El Nene' "no establece de manera taxativa que estos sistemas deban ser accesibles en el caso de incendio en el espacio a proteger".
El pesquero 'El Nene', construido en 2005, sufrió el incendio cuando faenaba al arrastre en la Bahía de Almería en la mañana del 3 de septiembre de 2013 con cinco personas a bordo y se hundió poco después. Al no poder desplegar las balsas salvavidas, los tripulantes se arrojaron al agua, "llevando solo el chaleco salvavidas cuatro de ellos".
El informe recoge que el marinero sin chaleco, que contaba como sus compañeros con titulación profesional y el certificado de especialidad necesario para el desempeño de sus funciones, falleció por una "crisis asmática" mientras que el resto pudo ser rescatado por el pesquero 'Mi Afriquita' que también navegaba por la zona.
La CIAIM remarca, asimismo, que, en el momento del accidente, la embarcación, de 23,07 metros de eslora, tenía el despacho y los certificados reglamentarios en vigor, y además disponía de una licencia para la pesca de arrastre de fondo en el Caladero Nacional Mediterráneo.
RELATO DE LOS HECHOS
Según relataron los supervivientes, a las 06,35 horas, tres horas después de comenzar la jornada y una después de calar el aparejo, el patrón comenzó a sentir un "fuerte olor a quemado y la presencia de humo que entraba en el puente de gobierno a través de la puerta situada a popa del camarote del patrón".
"Acto seguido comenzó a sonar la alarma del sistema fijo de detección de incendios, por lo que dio la alerta con varias pitadas para llamar la atención del resto de la tripulación", continúa el informe, que detalla cómo, pese a que cogieron tres extintores con la intención de atajar el fuego, la "gran cantidad de humo y llamas impedía que se pudieran descargar en el interior de la cámara de máquinas".
Fue entonces, tal y como recoge el informe, cuando, "viendo la imposibilidad de controlar el incendio", el patrón ordenó ponerse los chalecos salvavidas y dirigirse al puente para "protegerse los gases de combustión".
El aviso de socorro al Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Almería llegó a las 07,00 pero, mientras, las balsas salvavidas "ardían y se derretían" mientras que la única a salvo de las llamas era "inaccesible por la radiación de las llamas", por lo que "los tripulantes tuvieron que saltar al agua".
El fallecido, quien era el mecánico del pesquero, "no tuvo tiempo de coger el chaleco salvavidas" y murió como consecuencia "de una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono y una crisis asmática", según determinó la autopsia.
La radiobaliza satelitaria del pesquero, que se hundió, quedó "inutilizada por el fuego" ya que estaba situada a poca del puente de gobierno, "por lo que llegó a emitir la señal de socorro". Al no quedar restos del barco, desde la CIAIM destaca que "no es posible determinar la causa del incendio ni establecer hipótesis de la causa más probable del mismo".
RECOMENDACIONES
El organismo dependiente del Ministerio de Fomento recomienda en sus conclusiones que se valore la conveniencia de modificar las prescripciones técnicas para que los buques nuevos de eslora igual o mayor a 15 metros tengan los mandos de descarga del sistema fijo de extinción de incendios situados de manera que, si se declara un incendio en ese espacio, su activación no se vea "dificultada" y para que dispongan de un sistema de vigilancia por televisión para que se pueda monitorizar desde el puente de gobierno cualquier anomalía que pueda producirse en el caso de los barcos de más de 18 metros de eslora.
Por último, aboga por que tengan un dispositivo de arranque de la bomba contraincendios situado de manera que, si se declara fuego en la cámara de máquinas, no se vea impedido el uso de esta bomba.