Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los padres del joven jiennense Javier Joyanes piden de nuevo "justicia" por su muerte en La Calahorra (Granada) en 2008

Los padres del joven jiennense Javier Joyanes, que a sus 27 años fue encontrado muerto en septiembre de 2008 en una zanja tras haber asistido a la boda de un amigo en La Calahorra (Granada), vuelven a pedir que se haga "justicia" en este caso, todo ello con motivo de la llegada del día 18 de agosto, fecha en la que Javier cumpliría 33 años.
En una carta escrita por los progenitores hacia su hijo y recogida por Europa Press, ambos se siguen preguntado acerca de "quién asistió a esa boda maldita", así como por la identidad de "los guardias civiles y sus familiares" invitados a la celebración.
Además, los padres lamentan que la Justicia no los "ampare", al tiempo que se cuestionan "hasta cuándo puede proteger la justicia el crimen de un monstruo", toda vez que ellos apuntan a que un amigo de Javier que lo acompañó a la boda es "el asesino" del joven.
"Algún día acabará el 'mirar para otro lado' en este país y alguien obligará a que se te haga justicia", manifiestan los padres, quienes han insistido en que, hasta el momento, "se les ha negado" la identidad de los invitados al evento nupcial. Entretanto, los padres han recalcado que "siguen y seguirán de luto".
El pasado mes de mayo los padres del joven jiennense ya acudían a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), en Granada, en compañía del alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya (PP), y representantes de los tres grupos presentes en el Consistorio de la capital --PP, PSOE e IU--, para trasladar su rechazo a que el caso dejase de ser investigado, pues poco antes el Juzgado de Instrucción número 2 de Guadix (Granada) había dictado un auto decretando el archivo de las diligencias previas seguidas a raíz de la muerte de Javier Joyanes, una decisión que la familia del joven recurrió en apelación ante la Audiencia Provincial granadina.