Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho formas de reducir la tensión durante la jornada laboral

Jornada laboralGtres

Una buena parte del día la pasamos trabajando, pero no prestamos mucha atención al ritmo de trabajo, a los rituales que nos facilitan la jornada ni a los descansos necesarios. Por eso, Forbes proporciona estos ocho consejos para disminuir la tensión que provoca el trabajo:

1. Cambia el sonido de tu alarma para evitar los tonos demasiado bruscos que te despierten con un sobresalto. Es más recomendable empezar el día con la música que te guste para levantarse de la cama con energía.
2. Tómate tu tiempo para desayunar ya que es la comida más importante del día. Intenta levantarte media hora antes y prepárate algo variado y nutritivo. Si empiezas con tranquilidad, la tensión se reducirá. 

3. Llega con antelación al trabajo para evitar correr ya desde el inicio de la jornada. Atascos, modificaciones de trayecto pueden retrasarte y obligarte a empezar el día con estrés.
    4. Establece horarios con un calendario propio donde establecer el tiempo dedicado a cada tarea. Es importante que planifiques tu día para tener un mayor control sobre lo que estás haciendo y motivarte al ir acabando lo propuesto.

    5. No intentes hacer más de lo que puedes. Muchas veces la tensión puede proceder de intentar abarcar más de lo que se puede. No asumas más responsabilidades de las que te permiten tus capacidades y tu horario. Dedícate a hacer tu trabajo lo mejor posible y, si terminas antes de tiempo, ayuda a otros compañeros con su labor.

    6. Descansa cuando sea necesario. Estos momentos de relax te permitirán que vuelvas a tu puesto de trabajo con ganas de continuar y tu concentración aumentará.

    7. Comunica qué te preocupa lo que mejorará el funcionamiento de una empresa y de la vida en general. Tus jefes tienen que saber cuáles son tus perspectivas de futuro, qué es lo que te agobia o qué te gustaría mejorar para estar explotar más tus habilidades en tu trabajo.

    8. No lo dejes todo a última hora. Una buena forma de evitar el agobio es esforzarte por avanzar cada día y dedicar el tiempo de trabajo a obtener el mayor rendimiento.