Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de cada cuatro jóvenes vascos, partidario del uso de la violencia para la defensa de ideas políticas o religiosas

Aumenta notablemente el porcentaje de jóvenes a favor de la pena de muerte, que pasa del 9% en 2008 al 16% en 2012
Uno de cada cuatro jóvenes vascos (26%) se manifiesta partidario del uso de la violencia para la defensa de ideas políticas o religiosas, un 62% se declara en contra y el 12% restante no se posiciona.
Estos datos se recogen en el último número de la Serie cuatrienal Juventud Vasca, realizada por el Observatorio Vasco de la Juventud, correspondiente al 2012 y basado en una encuesta realizada a 1.500 chicos y chicas de Euskadi de entre 15 y 29 años.
El sondeo refleja un incremento destacado de la postura favorable a la defensa por la fuerza de ideas políticas y religiosas, que ha pasado de un 15% en 2008 a un 26% en 2012.
Para el Observatorio Vasco de la Juventud, ello resulta "curioso" en un contexto de cese definitivo de la violencia armada de ETA, anunciado en otoño de 2011.
"Pero la información y la difusión a nivel mundial de las imágenes de las revueltas en los países árabes iniciadas en 2010, en las que la ciudadanía reclamaba mejoras sustanciales en sus condiciones de vida y regímenes políticos democráticos, pueden haber incidido en la percepción de la juventud acerca del uso de la violencia para la defensa de los derechos humanos y de objetivos políticos considerados justos", señala.
No se aprecian grandes diferencias entre colectivos en relación a este tema. Lo más destacado es la disminución del apoyo a la defensa por la fuerza de ideas políticas o religiosas a medida que se incrementa el nivel de estudios: 29% entre quienes tienen estudios obligatorios, 26% entre quienes tienen finalizados estudios secundarios postobligatorios y 23% entre quienes cuentan con estudios superiores (universitarios o ciclos formativos de grado superior).
PENA DE MUERTE
Las últimas ejecuciones llevadas a cabo en el Estado español fueron las de dos miembros de ETA y tres del FRAP, fusilados el 27 de septiembre de 1975. Sin embargo, su vigencia en otros países ha hecho que el Observatorio vasco de la Juventud pregunte a la juventud por su posicionamiento a favor o en contra de la pena capital.
En 2012, el 77% de las personas jóvenes del País Vasco se declara en contra de la pena de muerte. Por el contrario, un 16% se muestra a favor y el 8% restante no se posiciona.
Analizando la tendencia de los últimos años, el Observatorio vasco de la Juventud constata que se ha producido un "preocupante" incremento del porcentaje de jóvenes a favor de la pena de muerte, que ha pasado de ser un 9% en 2008 al 16% en 2012.
Los datos recogidos a nivel de la totalidad del Estado en el informe Juventud en España 2012, muestran unos porcentajes de apoyo a la pena de muerte "desmesurados", (43%), pese a condicionarla a "personas con delitos muy graves".
NIVEL DE ESTUDIOS
El sexo o la edad de las personas jóvenes no influyen en el posicionamiento a favor o en contra de la pena de muerte. El nivel de estudios, en cambio, sí parece influir, de modo que a medida que se incrementa el nivel de los estudios completados, desciende el apoyo a la pena de muerte.
El posicionamiento ideológico también muestra diferencias. La juventud que se define de derecha o centro apoya la pena de muerte en mayor medida que la de izquierda, aunque las posturas favorables a la pena capital son minoritarias en todos los casos.
En cuanto al posicionamiento en materia religiosa, el sondeo muestra que si bien la mayoría de los jóvenes se muestran contrarios a la pena de muerte en todos los colectivos, quienes se mostrarían favorables a su aplicación son algunos más entre las personas jóvenes católicas (practicantes o no) y entre quienes dicen ser creyentes en Dios pero no en religiones.