Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estrategia de defensa de los acusados del caso Madrid Arena: culparse unos a otros

La estrategia de defensa de los acusados del caso Madrid Arena está clara: echarse la culpa unos a otros. Miguel Ángel Flores, el promotor de la fiesta y principal acusado, insiste en señalar al Ayuntamiento de la capital, los organizadores cargan contra los responsables de seguridad y nadie sabe aclarar por qué había más gente de la permitida. Así, el director general de Diviertt, Santiago Rojo, ha negado en la tercera sesión del juicio que él diese la orden de abrir el portón que servía de evacuación y por el que entraron las 3.000 personas que estaban haciendo botellón a la salida del recinto municipal. Miguel Ángel Morcillo, acusado de poner las barras que bloqueaban las puertas, lo niega. Francisco del Amo niega haber cerrado los accesos a los vomitorios y el portón. Además culpa a Flores del exceso de aforo.