Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Xanda, uno de los hijos del león Cecil, asesinado a tiros por un cazador

Xanda, uno de los hijos del león Cecil, asesinado a tiros por un cazadorCecil / Africa Bush Camps

Uno de los hijos del león Cecil, animal que se convirtió en un símbolo después de su muerte en 2015, ha sido asesinado a tiros en las mismas circunstancias que su padre a las afueras del Parque Nacional Hwange en el noroeste de Zimbaue.

El león Cecil se convirtió en uno de los animales más famosos de África, debido al gran interés que despertaba este gran león africano en el Parque Nacional Hwange, en Zimbaue. Cecil, de 13 años, fue asesinado a manos de un cazador estadounidense en 2015 y su muerte fue duramente criticada por grupos animalistas.
Dos años después, una de sus crías, que ya tenía seis años de edad, ha sido tiroteado por un cazador en circunstancias muy similares a las que murió su progenitor, según informa el diario The TelegraphXanda se encontraba a las afueras del Parque Nacional Hwange, cerca de donde Cecil fue hallado muerto después de haber seguido el rastro de un cebo que los cazadores pusieron para así poder asesinarle y decapitarle más tarde.
La muerte de Xanda se conoció gracias al collar electrónico que llevaba con él, mediante el cual los investigadores controlaban sus movimientos. Según el diario inglés, el asesino del león, Richard Cooke, alertó al parque sobre la muerte de Xanda, de quien dice no saber que se trataba del hijo de Cecil.
A pesar de la crueldad de la acción, parece que ésta quedará impune ya que según relata Andrew Loveridge, del Departamento de Zoología de la Universidad de Oxford, Xanda “pasaba mucho tiempo fuera del parque en los últimos seis meses, pero no hay mucho que podamos hacer al respecto”, explica. “Su caza era legal y Xanda tenía más de 6 años, así que todo está dentro de los reglamentos estipulados”, agrega el investigador.
La legalidad de la muerte de ambos leones pasa por grandes sumas de dinero que ambos cazadores abonaron para poder matar a los animales. En el caso de Cecil, 55.000 euros y 44.000 en caso de Xanda.