Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez niega la libertad al acusado de la muerte de Marta del Castillo por deshacerse del cadáver

Samuel B.P, presunto cómplice de Miguel C.D., supuesto autor de la muerte de la joven Marta del Castillo. EFE/Archivotelecinco.es
El juez que investiga la muerte de la joven Marta del Castillo ha negado la libertad del acusado Samuel B.P. por haberse deshecho del cadáver de la víctima, una operación que ahora afirma que se produjo después de las 02:00 horas y no a las 20:30 del día de la desaparición.
En un auto notificado hoy a las partes, el juez rechaza la libertad de Samuel B.P. y califica de "peregrinas" sus razones para desdecirse de su autoinculpación ante la Policía cuando dijo que había confesado porque había sido torturado.
Según el auto, al que ha tenido acceso Efe, la operación para sacar el cuerpo de Marta del piso de la calle León XIII de Sevilla pudo producirse después de las 2 de la madrugada del 25 de enero pasado y no entre las 20.30 y las 21.15 horas del día anterior, como había declarado el asesino confeso, Miguel C.D., en una versión que hasta ahora era dada por buena por los investigadores.
"No conocemos con exactitud a qué hora fue sacado el cuerpo pero podemos descartar de raíz que lo fuera a la hora que afirma Miguel", dice el juez.
El juez Francisco de Asís Molina añade en su auto que tampoco "puede llevarnos a la certeza" de que el cuerpo fuera sacado entre la 1.30 y 2 horas de la madrugada el hecho de que un vecino viera a la 1.30 horas a Miguel C.D. empujando una silla de ruedas en el portal de la vivienda ni que el dueño de un bar viera a dos varones cerca de un contenedor, hacia las 2 horas, empujando una silla de ruedas con un bulto encima tapado por una alfombra o moqueta.
Sobre la primera autoimputación de Samuel ante la Policía, cuando reconoció haber ayudado a Miguel a arrojar el cuerpo de la joven al Guadalquivir, dice el juez que "no es sensato pensar que una persona que no tuvo nada que ver se autoinculpe", y además esa primera confesión fue corroborada por los otros dos acusados, el asesino confeso y el menor de edad Javier G.M.
En su comparecencia ante el juez, el 16 de febrero pasado, Samuel atribuyó su primera confesión en Comisaría a las presiones policiales contra él mismo y su familia, pero el juez considera "peregrinas" las razones aducidas para tal cambio de declaración.
Además, recoge que Samuel cambió su versión y negó haber tenido cualquier participación o conocimiento del crimen de Marta cuando fue "conocedor de las declaraciones" de Miguel y del menor de edad, así como de los horarios manejados por estos últimos.
Con tales datos, Samuel "tenía una perfecta coartada" por su presencia en la barriada de Montequinto de Dos Hermanas (Sevilla) durante toda la noche del 24 de enero y hasta las 2.30 de la madrugada del 25, cuando tomó un autobús hacia Sevilla y se unió al operativo de búsqueda de la joven.
Las declaraciones de ocho jóvenes que estuvieron con él aquella noche en Dos Hermanas han sido el argumento utilizado por el abogado de Samuel para solicitar su libertad, situación en la que se encuentra desde el 20 de mayo el hermano mayor de Miguel, Francisco Javier D.M.
Pero "los horarios manejados" por Miguel y el menor de edad "no son verdaderos ni indiscutibles", dice el juez, que interpreta la declaración de Miguel de que sacó el cadáver entre las 20.30 y 21.15 como un intento de exculpar a su hermano y a la novia de este último, también imputada en la causa, porque la pareja no estuvo en el piso donde se cometió el crimen hasta después de la medianoche.