Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hongos y las lombrices ejercen de selvicultores e incrementan los niveles de calcio y sales en los árboles

Investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid han descubierto que ciertas especies de hongos como las trufas, boletus y níscalos, asociadas a las lombrices de la tierra desarrollan un mecanismo de ingeniería ambiental con el que aumentan los niveles de calcio y sus sales entre las raíces de los árboles, lo que provoca un aumento en la micorrización de los árboles y en el desarrollo del bosque.
Así, los investigadores de la UPM han propuesto este modelo para fijar el carbono asociado al calcio para potenciar los bosques porque creen que este fenómeno se produce a gran escala en los bosques templados del planeta. Por ello, consideran que este modelo puede tener una fuerte repercusión en la fijación del carbono y en la gestión forestal.
El estudio expone que uno de los enigmas que encierra la rizosfera de muchos bosques es la acumulación de calcio y sus sales (carbonatos y oxalatos) entre las raíces de los árboles. Este fenómeno sorprende debido a su magnitud a escala global, por las características de muchos suelos donde se produce, y porque podría tener un impacto en la fijación del carbono. Sin embargo, los mecanismos que explican este proceso no habían sido clarificados hasta ahora.
Además, recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Lausanne (Suiza) ha propuesto un interesante modelo de transformación de la luz del sol en rocas a través de un proceso de biomineralización.
Se trata de un fenómeno raro originado por una interacción entre el oxalato y el carbonato de calcio de la rizosfera, que estaría promovido por la fotosíntesis y actividad de las raíces de un árbol africano (el iroko) y la disponibilidad de calcio en el suelo, junto a la acción cómplice de las termitas y los hongos saprofíticos que se asocian a este árbol. Así, el modelo del iroko representaría un ecosistema-trampa del carbono que fijaría este elemento a largo plazo en forma de carbonato en su rizosfera.
Al mismo tiempo, el grupo de investigación de la UPM Defensa y Aprovechamiento del Medio Natural ha propuesto otro modelo de fijación del carbono asociado al calcio (Ca) y a diversos hongos ectomicorrícicos (ECM), que son un tipo de micorrizas que dominan en los bosques templados y que incluyen a las trufas, boletos, níscalos y otros hongos populares.
El modelo del Ca-ECM también estaría asociado con otros organismos presentes en la rizosfera --como las lombrices-- en bosques europeos y norteamericanos. Este modelo sería comparable al modelo del iroko porque ambos relacionan el calcio y sus sales presentes en el suelo, junto a la luz del sol (a través de la fotosíntesis) y junto a una interacción entre plantas-hongos-animales del suelo, con el objeto de explicar una parte de la fijación del carbono en los bosques.
Las micorrizas son simbiosis mutualísticas entre hongos y plantas que implican un intercambio entre los nutrientes que obtienen los hongos del suelo y los nutrientes que producen las plantas con la fotosíntesis.
Sin embargo, en determinadas condiciones ambientales (nichos favorables para las plantas) o evolutivas (ecosistemas desfavorables para los hongos), las plantas minimizan o evitan la micorrización. El modelo del Ca-ECM propone que los hongos establecen una simbiosis tramposa en la que las ECM manipulan las propiedades del suelo entre las raíces para forzar la micorrización y la explotación de los árboles.
El efecto final de todo este mecanismo de ingeniería ambiental es un incremento en la micorrización de los árboles y en el desarrollo del bosque.