Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una macroencuesta revela un aumento del tabaquismo en las potencias emergentes

Una encuesta internacional sobre el consumo de tabaco en 16 países que publica la revista 'The Lancet' ha revelado como el número de fumadores está aumentando considerablemente en los países en desarrollo, especialmente entre las mujeres, lo que evidencia que el tabaquismo sigue siendo un desafío importante para las autoridades sanitarias.
Así lo ha reconocido el profesor de la Universidad de Buffalo (EE.UU) y principal autor de la investigación Gary Giovino, que anteriormente trabajó como jefe de Epidemiología de la Oficina de Tabaquismo de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de este país (CDC, en sus siglas en inglés).
Las encuestas individuales se realizaron entre 2008 y 2010 e incluyeron en total a 248.452 participantes de 14 países de Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, México, Filipinas, Polonia, Rusia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Vietnam. Los resultados fueron comparados posteriormente con otras 188.895 encuestas recopiladas en Estados Unidos y Reino Unido.
El estudio reveló que el 49 por ciento de los hombres y el 11 por ciento de las mujeres del primer grupo de países son fumadores. Además, aunque la tasa femenina sigue siendo baja, los autores han observado que la edad de inicio comienza a equipararse a la de los hombres, pasando de los 20 a los 17 años de media.
El país con más fumadores es China con 301 millones de personas, seguido de la India con 274 millones. No obstante, Rusia encabeza la lista de países con mayor porcentaje de fumadores, seguido por Turquía, Polonia, Filipinas y China.
Además, han observado que la mayoría de estos países tienen bajas tasas de personas que dejan de fumar, al tiempo que las políticas de deshabituación tabáquica también están menos extendidas.
Por ello, y aunque proporcionalmente fumar sigue ocasionando más muertes en los países desarrollados, los investigadores advierten que con la caída de las tasas de tabaquismo en estas regiones la situación podría cambiar.
"Los gobiernos de todo el mundo deben dar ayudas económicas y normativas a los productos agrícolas que promueven la salud en vez de a productos como el tabaco, que matan a la gente", ha asegurado Giovino.
De hecho, este experto que si en el último siglo se estima que fallecieron 100 millones de personas de forma prematura a causa del tabaco, de no tomarse las acciones necesarias en el próximo la cifra podría multiplicarse por diez y llegar a los "mil millones de muertes relacionados por el consumo de tabaco".