Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre de Alba y el padrastro de la menor se contradicen en el juicio

La madre de Alba dice que nunca vio al padrastro maltratando a su hija. Vídeo: ATLAS.telecinco.es
La madre ha explicado a preguntas de su abogado, pues se ha negado a responder a la Fiscalía y a la Generalitat, que "Alba era bastante activa", que "alguna vez" se caía sola y que a veces le sangraba la nariz espontáneamente. 
El 4 de marzo de 2006, la niña y su hermanastra "estaban contentas" porque habían pasado la tarde en el Tibidabo, y por la noche decidieron ir a las fiestas de Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona). Entonces, según la versión de la madre, tanto ella y como la hija de Francisco bajaron a la calle y, al ver que no bajaban Alaba y el padrastro, llamó al interfono, hasta que finalmente llegó el acusado con Alba en brazos.
Tras esperar 15 minutos a que bajara el procesado con la víctima, subió con la otra niña por las escaleras y encontró a su novio que "bajaba corriendo con Alba en sus brazos, diciendo 'Alba respira, Alba respira". En el coche, se dio cuenta de que su hija tenía "el pelo mojado, los ojos semicerrados, la cara pálida, estaba inconsciente y creyó que estaba muerta".
Por su parte, el padrastro de la menor, ha negado haberla pegado y ha asegurado que nunca se quedó a solas con ella, ni siquiera el día en que la menor ingresó en coma por un fuerte traumatismo craneoencefálico, contradiciendo así la versión ofrecida por la madre.
"Oímos un ruido, y cuando entré en la habitación mi hija estaba llorando en la cama y Alba estaba inconsciente en el suelo", ha relatado. En aquel momento no preguntó a su hija qué había ocurrido porque no consideró "importante cómo se lo había hecho".
La Generalitat y la Fiscalía piden 19 y 26 años de prisión, respectivamente, y que indemnicen con 1,5 millones de euros a la menor porque necesitará apoyo de por vida a causa de las graves secuelas que padece. EPF