Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mantiene encerrados a sus dos hijos durante cinco años en condiciones inhumanas

abuso infantil, niños, maltrato, maltratadostelecinco.es

Dos niños rusos han pasado cinco años encerrados en una habitación por su propia madre. La mujer, de 24 años mantuvo a sus hijos en condiciones infrahumanas, entre gusanos, suciedad y sin apenas alimentarlos. La policía de Rostov, descubrió lo que ocurría en la familia cuando la abuela de los pequeños denunció los hechos.

La madre, Irina,  a las preguntas de la policía de las razones para mantener a sus hijos en esas condiciones, respondió que no quería que Diana y Pavel, la molestaran.
Para conseguir este propósito, la mujer blindó con tablones la puerta y la ventana de acceso a la habitación, además de cubrir esta última con una tela, por lo que los pequeños tampoco gozaban de luz natural.
La madre de Pavel, de siete años, y Diana, iba a la habitación una vez al día y les dejaba algo de comida, según publicó el portal ruso de noticias 'RT'.
La abuela, que fue quién avisó a la policía, contó a los medios que les llevaba alimentos y se los daba a través de una agujero en la ventana.
"Yo veía cómo los niños se morían de hambre, sin ninguna razón económica que lo justificara, porque los padres son muy ricos", contó la abuela.
"Me ofrecía para darles de comer, pero Irina ni siquiera me dejaba acercarme a ellos".
Desesperada por las condiciones de sus nietos, la abuela llamó a los servicios sociales y contó lo que estaba ocurriendo desde hacía cinco años.
Al entrar en la habitación donde vivían hacinados Pavel y Diana, los trabajadores sociales quedaron paralizados del hedor. La habitación estaba casi vacía a excepción de varios colchones, donde dormían los niños.
"Cuando levantamos un colchón, gusanos y gusanos pululaban debajo",dijo la abuela entre lágrimas.
Los niños, que han sido entregados al cuidado de su abuela, tienen trastornos en el desarrollo motor y Pavel tiene el sistema nervioso dañado. La niña sufre de gastritis aguda.
Los fiscales dicen que Irina, de 24 años, y su marido son alcohólicos y mantienen una relación de peleas y discusiones frecuentes.