Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una madre mata, cocina y se come a sus dos hijos pequeños

Una mujer tailandesa ha sido acusada de descuartizar, cocinar y comer a sus dos hijos de uno y cinco años. El Departamento de Salud mental explicó que la madre sufrió alucinaciones y creyó que los pequeños eran cerdos. La policía la detuvo en su casa rodeada de partes del cuerpo de sus hijos.

El terrible incidente ha ocupado páginas de la prensa local que narran la situación de una mujer con una enfermedad mental, que recibía tratamiento desde 2007.
La policía la semana pasada recibió una denuncia anónima de que una mujer de la tribu Musur había matado a sus dos hijos, de uno y cinco años, en el distrito de Mae Chiang Mai A, en Tailandiai.
Cuando los agentes llegaron a la casa la encontraron dormida, rodeada de partes de cuerpos humanos, pertenecientes a sus hijos, según publcó el 'Bangkokpost'.
La interrogaron sobre lo ocurrido, pero la mujer, cuyo nombre no ha trascendido, permaneció en silencio.
Ha sido acusada de asesinato, pero se considera mentalmente no apta, pero ha sido enviada al Hospital de enfermos mentales de Suan Prung para recibir un tratamiento apropiado a su estado.
El subdirector del Departamento de Salud Mental del país ha explicado que la mujer sufrió alucinaciones, porque no tomó su medicación. 
Además aseguró que los pacientes con enfermedades mentales a menudo se convirtió alucinaciones violentas si abandonaran el tratamiento regular.
Alrededor del 90% de los casos de violencia de pacientes con enfermedades mentales se deben a la falta de medicación regular.
Ahora su mayor preocupación es la reacción de la mujer cuando recupere el control y tome conciencia del crimen cometido, si éste le es revelado, o bien la noticia de la muerte de sus hijos, de uno y cinco años de edad.