Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las madres heterosexuales, cercanas a los 40 años y diagnosticadas tardíamente son el nuevo perfil de mujer con sida

El perfil de la mujer con sida en España ha cambiado hasta situarse en los patrones de madre cercana a los 40 años, de tendencia heterosexual y diagnosticada de manera tardía, según un estudio que se presentará del 8 al 11 de noviembre en el III Congreso Nacional GeSIDA que se celebra en Sevilla.
El estudio del que se han extraído estos datos ha sido realizado a 748 mujeres que estaban hospitalizadas en 23 centros sanitarios. El documento -que ha sido elaborado en colaboración con el Plan Nacional sobre el Sida- también afirma que la población afectada en España ha diversificado razas y nacionalidades, y es que más de la mitad de los nuevos diagnósticos de VIH en mujeres pertenecen a la población inmigrante.
A la capital hispalense acudirán más de 400 médicos para tratar con el Grupo de Estudio de Sida (GeSIDA), de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), temas como políticas específicas de género para la prevención y lucha contra el VIH en mujeres. Durante las conferencias sobre sida se debatirán datos como que el 20 por ciento de los nuevos diagnósticos del virus se dan en mujeres, o que la la transmisión heterosexual es la principal en ellas, suponiendo el 79 por ciento del total de los casos. Para GeSIDA, "es necesario sentar las bases para una atención diferenciada, y que concluye con la necesidad de incorporar a las mujeres en los ensayos clínicos".
CAMBIO DE PERFIL
Los nuevos datos sobre el perfil de mujer con sida en España también evidencian que en los últimos años se ha producido una disminución significativa en el número de madres de recién nacidos con VIH, gracias a las pruebas realizadas en mujeres embarazas. Todas estas conclusiones se han extraído de un análisis en pacientes diagnosticadas entre el año 2006 y 2010.
La edad media de la mujer con sida alcanza los 38,31 años, comprendiéndose el 78 por ciento de las afectadas entre los 25 y los 49 años. Además, el 66 por ciento de las mujeres enfermas no recibieron un diagnostico precoz.
Otros datos que presenta el estudio de GeSIDA son que el 44,2 por ciento de las mujeres era de raza blanca, el 21,93 negra y el 9,76 procedía de países latinoamericanos. Por otra parte, el 46,66 por ciento vivían en casa individual y el 38,5 eran trabajadoras activas. El nivel de estudios de las mujeres con sida que se analizaron era de enseñanza primaria en el 39,44 por ciento de los casos y de secundaria en el 20,72.
Desde que se desató la epidemia mundial en España han padecido sida 79.363 personas, según datos de la Secretaria del Plan Nacional sobre el Sida, dependiente del Ministerio de Sanidad. A pesar de que el incremento de nuevos casos de infección se produce sobre todo en hombres que practican sexo con otros hombres, GeSIDA subraya la especial vulnerabilidad de la mujer frente al VIH, sobre todo en los segmentos de población menos favorecidos.
A nivel mundial, el crecimiento del número de mujeres infectadas es uno de los fenómenos más preocupantes en relación con el VIH, representando ya el 52 por ciento de los casos.