Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de la mafia georgiana huido iba a sustituir a Kalashov

Kalashov, considerado el máximo responsable de la mafia de origen ruso y georgiano, fue detenido en Dubai en 2006 y desde entonces ha permanecido en prisión en España hasta su salida de la cárcel el pasado 2 de marzo bajo fianza de 300.000 euros.
El que se preveía que iba a ser su sustituto, Lasa Shushanasvili, consiguió zafarse de la operación policial desarrollada en media docena de países europeos, a pesar de que las fuerzas de seguridad griegas estaban avisadas de antemano de la ubicación del jefe mafioso.Una fuga criticada por el fiscal jefe anticorrupción que ha afirmado que no ha existido la "colaboración necesaria" por parte de la policía griega a la hora de capturar al responsable mundial de esta organización mafiosa.
 
Comienzan las declaraciones
Fuentes jurídicas han señalado que la intención de Marlaska, que ha empezado a tomar declaración a catorce de los 24 detenidos en la operación Java, es finalizar los interrogatorios antes del próximo jueves. Los detenidos están acusados de los delitos de asociación ilícita, blanqueo, coacciones, extorsiones, tráfico de drogas y tenencia de armas, aunque la imputación final podría incluir también la conspiración para el asesinato.
Coordinada por Marlaska, la operación "Java" ha supuesto el arresto de 15 integrantes de la mafia en la provincia de Barcelona, entre ellos, Kakhaber Shushanasvili, uno de los cabecillas de la banda, que tenía Cataluña como principal centro de operaciones.
Además, La Policía Nacional detuvo a otras cuatro personas en la Comunidad Valenciana, y a una persona más en Guadalajara, mientras que la Ertzaintza arrestó a cuatro integrantes de la red mafiosa en el País Vasco, entre ellos su contable, que también se dedicaba a cobrar un "impuesto" a otras bandas criminales de menor rango a cambio de permitirles actuar en su territorio.
Fuera de España, la operación se desarrolló fundamentalmente en Austria, Alemania y Suiza, Francia e Italia, donde se han llevado a cabo investigaciones independientes coordinadas por la Fiscalía Anticorrupción española.
Sin embargo, el jefe mundial de la mafia georgiana, Lashar Shushanasvili, consiguió el lunes huir en Grecia y, según ha avanzado el comisario jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Policía Nacional (UDYCO), Eloy Quirós, el presunto cabecilla tenía previsto sustituir en la cúpula de las redes criminales de origen ruso a Zakhar Kniazevich Kalashov, en libertad bajo fianza en España a la espera de sentencia.